Adiós a Álex Casademunt: el triunfito que cumplió su sueño y vivía por los ojos de su hija Bruna

Toda una generación llora hoy la muerte de Álex Casademunt a los 39 años. El cantante, que participó en la primera edición de Operación Triunfo, perdía la vida este martes en un accidente de tráfico en la localidad catalana de Mataró donde residía. La incredulidad de los primeros momentos en los que saltaba la noticia se tornaba dolor y tristeza al confirmarse la desgracia. Sus compañeros de edición se han mostrado sobrecogidos con la pérdida de Álex, uno de los triunfitos más queridos y que siempre demostró su gran sentido del humor hasta en sus peores momentos. “Esta madrugada me desperté para atender como muchas noches a mi hija pequeña y, he leído una noticia que me ha helado el corazón. Álex es un tío espectacular, de los que jamás pierdenel humor, no se puede ir tan pronto. No puede ser. No puede ser. No puede ser verdad”, escribía David Bisbal aún de madrugada al leer lo que había sucedido.

https://www.instagram.com/p/CL8iDPBh-cS/

A post shared by Chenoa (@chenoa)

“¡No es justo! No puedo… ¿Por qué? ¡Que alguien me diga que es mentira! ¡Habíamos quedado, teníamos planes! Tocado y hundido… Te quiero, hermano…”, escribía David Bustamante, con el que compartió una de las canciones más míticas de las últimas décadas, Dos hombres y un destino. “Ve tranquilo mi cangrejo, te quiero mucho… Siempre estarás a nuestro lado porque mi música es tu VOZ por siempre…Mi cariño y fuerza a familia, amigos, compañeros”, comentaba Chenoa junto a una fotografía de su amigo y compañero de OT.“Qué tristeza… me parece increíble que ya no estés… somos una familia y dejas un gran vacío en ella… mi más sincero pésame a su familia, todo mi amor y fuerza… siempre vas a estar en nuestros corazones… hemos vivido tanto juntos… estoy sin palabras”, expresaba Gisela. Todos y cada uno de los que compartieron esa gran aventura televisiva que les cambió la vida para siempre recordaban hoy con una sonrisa llena de dolor al concursante.

https://www.instagram.com/p/CL8ugWCMN2h/

A post shared by David Bustamante (@davibusta)

Fue repescado en OT

Álex Casademunt apareció en nuestras vidas cuando solo tenía 20 años. “Te presentaste al casting con tu tatuaje en el cuello, tu desparpajo, tu sonrisa pícara y nos enamoraste”, recordaba con cariño Noemí Galera, directora de casting de Operación Triunfo tras saber del fallecimiento del joven. Cuando Álex llegó a OT en octubre de 2001 trabajaba como técnico de electrodomésticos (antes había sido repartidor de carne) pero siempre le había llamado la atención el mundo de la música. Le echó valor y se presentó a las pruebas. Al ver que había miles de personas se quiso ir de allí, pero su entonces novia, Raquel, le ‘obligó’ a quedarse. Demostró que además de simpatía y buen humor, su voz sonaba de maravilla delante de un micrófono. Le cogieron y entró a formar parte de la primera generación de triunfitos, con toda seguridad, la más recordada, exitosa y querida por millones de espectadores.

Lo suyo fue todo un fenómeno televisivo y musical. Fue el cuarto expulsado pero desde el minuto uno se ganó a todos con su punto simpático y pícaro con el que se ganaba a cualquiera que tuviera cerca. En la octava gala, Álex fue repescado por el público y regresó a la academia de Gestmusic de la que volvería a salir una semana después. La grabación de Dos hombres y un destino junto a David Bustamante fue todo un éxito. Hace apenas unas semanas, el cántabro volvía a editar este tema y Álex se mostraba algo molesto con su amigo porque ni siquiera le había llamado para contárselo.

Tras su paso por OT no obtuvo el gran éxito de algunos de sus compañeros como Bisbal o Bustamante, pero junto a Geno, Javián y Mireia probó suerte formando el grupo Fórmula Abierta. Sacaron un disco y su tema Te quiero más todavía hoy suena en muchas fiestas y verbenas. No llegaron a sacar más álbumes y Álex decidió reinventarse para seguir trabajando en lo que más le gustaba. En 2003 sacó un disco en solitario, Inquietudes, y gracias a su desparpajo y gracia frente a la cámara, comenzó como presentador del programa infantil Los Lunnis en TVE.

Además, participó en el musical Peter Pan e hizo alguna aparición como actor en la serie de televisión La sopa boba de Antena 3. También Telecinco se fijó en él y Xavier Sardà contó con Casademunt como colaborador de Crónicas Marcianas, participó en ¡Mira quién baila! en La1 y cuando le quedaba tiempo hacía de maestro de ceremonias en los conciertos de la cantante infantil María Isabel. Él siempre se ganó la vida y lo hizo con ganas y una energía incomparable.

https://www.instagram.com/p/BI0kbwZjIsq/

A post shared by Alex Casademunt (@alex81casademunt)

Mucho más que un triunfito

Aunque hubo unos años que no se supo demasiado de él, lo cierto es que no paró de trabajar aunque dejó la música aparcada un tiempo. Él siempre fue mucho más que un triunfito. Presentó Fan Factory y colaboró en Hoy por ti de Telemadrid, Cantamanía en TV3 junto a Roser (Popstars) y regresó a su casa en 2006 como presentador del chat de la quinta edición de OT. Siguió con pequeños papeles en series y colaboró en El Programa de Ana Rosa como comentarista de los formatos de talentos de Mediaset. En 2008 participó en Arrayán, en Canal Sur, y dos años después se presentó como candidato para ir a Eurovisión junto a su hermano Joan, aunque no lograron la victoria. Ese mismo año fue uno de los protagonistas del exitoso musical Mamma Mía en la Gran Vía de Madrid.

Volvió a la tele como concursante del reality show Expedición Imposible de Cuatro junto a Rocío Madrid, a la que había conocido en OT y con la que se rumoreó que vivía un romance que ninguno de los dos quiso nunca confirmar. Intentó volver a la música de la mano de su hermano Joan en 2014 con el single Me haces sentir y siguió trabajando en teatro en varias obras como Cosas de tríos o El otro lado de la cama. En 2017, tras el esperado Reencuentro de OT1 que tuvo a media España pegada a la televisión y a otra media asistiendo al concierto en Barcelona que conmemoraba ese momento, anunció que volvía Fórmula Abierta junto a Javián y Tessa (de OT2).

https://www.instagram.com/p/B0_d6ZGBSvT/

A post shared by Alex Casademunt (@alex81casademunt)

Salió con Merche cuatro años

La vida sentimental de Álex interesó a muchos desde su salida del talent musical en 2002. Hace unos meses, el cantante confesaba que durante su estancia en la academia de OT había vivido un bonito romance con su compañera Verónica Romero. “Nosotros sí que estábamos escondidos”, revelaba ella entre risas haciendo alusión a la canción que cantaron en el programa David Bisbal y Chenoa, la pareja más famosa de esa edición. Poco después de su salida del programa, Casademunt vivió una historia de amor con la también cantante Merche, con la que estuvo casi cuatro años. “¡No puedo estar más triste Dios mío! ¡No me lo puedo creer! Lo siento con toda mi alma… Un abrazo enorme a toda su familia! Descansa”, escribía la artista al enterarse de la trágica muerte del que fue su pareja.

Más tarde se le relacionó con Noelia López, modelo y expareja de Guti, a la que había conocido en Expedición Imposible y con la que se mostró cómplice y cariñoso en más de una ocasión. Álex confesaba en 2014 en la revista Diez Minutos para él la mujer perfecta era su madre, que le sacó a él y a sus dos hermanos, Joan y Nuria, adelante, ya que su padre viajaba mucho por trabajo. Con fama de conquistador, Álex se mostraba divertido cuando le preguntaban por su vida personal. “Soy de los antiguos, a los que les gusta conquistar a la mujer. Creo que mis armas son la mirada y la música; muchas veces les canto una canción y, si hay suerte, hasta me escuchan”, decía en la citada entrevista.

https://www.instagram.com/p/Bxckpcxi2Ku/

A post shared by Alex Casademunt (@alex81casademunt)

Su gran amor: su hija Bruna

Pero el mejor momento lo viviría el 18 de enero de 2018, momento en el que le vio la carita a su única hija, Bruna, que hoy tiene dos añitos. “Voy a ser padre. Es hora de cambiar, de ser un hombre. No te voy a negar que me da mucho respeto, pero me apetece mucho ser padre”, decía entonces. La pequeña llegó a su vida fruto de su historia de amor con Laia, una joven de 26 años de Premiá de Dalt, Barcelona, que trabajaba en una gestoría. Se conocieron en un restaurante y estuvieron juntos dos años, aunque su relación se terminó poco tiempo antes de que naciera la niña. “Es la cosa más hermosa que jamás pude tener”, decía el día de su nacimiento. La pequeña se convirtió entonces en el motor de su vida. Muy parecida a él, con sus mismos ojos azules llenos de vida, Bruna le hizo llevar una vida más tranquila y centrada en el bienestar de su pequeña. “Es mi trozo de vida”, dijo Álex hace unos meses. En los últimos tiempos compartía su vida con una joven llamada Judit con la que tenía pensado abrir una empresa de calcetines. Además, hacía obras de microteatro en Cataluña.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo