Adiós al futbolista más grande de la historia: fallece Diego Maradona

Son muchos los deportistas cuya figura trasciende más allá de su ámbito profesional. Pero solo uno alcanzó la categoría de Dios: Diego Armando Maradona. Más que un genio del fútbol, una religión, que hoy según informa el periódico argentino Clarín, acaba de fallecer víctima de un paro cardiorrespiratorio. Tenía solo 60 años de edad.

Aunque su estado de salud hacía temer lo peor después de que hace unas semanas tuviera que ser operado de urgencia por un edema cerebral que sufrió, el futbolista superó este trance y actualmente se encontraba en su casa de Buenos Aires recuperándose rodeado de un equipo compuesto por médicos, psicólogos y su círculo íntimo.

Un equipo que velaba no solo por su salud física, sino también mental, ya que Maradona estaba siguiendo un tratamiento para superar su adicción al alcohol y los ansiolíticos, enfermedad que le había alejado en los últimos años de sus hijos y nietos.

Considerado un tesoro nacional en Argentina, el país se encuentra ahora mismo en conmoción por la noticia. Tanto que acaban de decretarse tres días de luto nacional. En el resto del mundo su muerte también ha dejado en shock a millones de personas, y son ya miles, famosos y no famosos, los que están expresando sus condolencias y dolor a través de mensajes en redes sociales.

Nacido en Lanús en 1960, Maradona comenzó su carrera deportiva muy joven en el Argentinos Juniors, donde poco después le ficharon para jugar en el Boca con tan buenos resultados que fue fichado por la selección argentina para jugar en el Mundial 82 celebrado en España.

Un debut en Europa que llamó la atención del Fútbol Club Barcelona, que rápidamente lo fichó. Allí permaneció hasta 1984, año en el que rodeado de varios escándalos por su agitada vida privada en la Ciudad Condal fue transferido al Nápoles, equipo en el que alcanzó sus mayores logros profesionales. Aunque de esa época sin duda lo que más celebraron sus seguidores fue su actuación en el Mundial de México 86, que permitió a Argentina alzarse con la Copa del Mundo.

En 1992, después de una suspensión de 15 meses impuesta por la FIFA tras haber dado positivo por cocaína en un control antidopaje, regresó a los campos de juego esta vez llevando la camiseta del Sevilla, su nuevo club. Eso sí, solo la lució un año, ya que en 1993 regresó al fútbol argentino como jugador del Newell’s Old Boys, donde después de más escándalos relacionados con las drogas finalmente colgaría las botas para siempre el 30 de octubre de 1997, justo el día que cumplía 37 años

Desde entonces, aunque nunca abandonó su interés por el fútbol, Maradona arrancó una etapa llena de espectáculos mediáticos, escándalos personales, problemas de salud y deterioro físico que, curiosamente, nunca hicieron daño a su imagen de ídolo nacional. Al contrario, cuanto más hondo parecía que caía, más le veneraba la afición. Como si esa imperfección fuera lo que le hacía realmente único y especial. Aunque tan mal no estaría si la selección argentina le contrató como entrenador de 2008 a 2010.

En la actualidad, se encontraba dirigiendo el club de primera división argentina Gimnasia de La Plata. Precisamente el mismo a cuyos jugadores les dijo hace unos días cuando salió del hospital a través de videollamada que “en unos 15 días ando por allá”. No ha podido cumplir su promesa. Pero desde hoy, su leyenda estará más viva que nunca.

Fuente: Leer Artículo Completo