Beatriz Corredor, presidenta de Red Eléctrica de España: el desafío de la energía verde está en sus manos

Beatriz Corredor (Madrid, 1968) se unió el 25 de febrero a un club exclusivo al que solo pertenecen ella y otra mujer: Ana Botín, a la cabeza del Banco Santander. Las dos son las únicas mujeres que presiden una compañía del Ibex 35. Corredor aterrizó en el Grupo Red Eléctrica de España (REE), gestor del transporte de la red eléctrica de alta tensión con participación público-privada, tras los desencuentros entre el anterior presidente, Jordi Sevilla, y la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. A Corredor, que con 24 años obtuvo plaza como registradora de la propiedad y ha sido ministra de Vivienda con José Luis Rodríguez Zapatero, secretaria de Estado y diputada del PSOE, la precede su fama de persona de consensos. Llega a esta entrevista, la primera tras su nombramiento, como una ráfaga de energía en el silencio de la sede madrileña de REE, aún semivacía. Estrena además vicepresidencia en el Patronato del Museo Reina Sofía.

Mujerhoy Llegó a la presidencia de REE dos semanas antes del confinamiento.

Beatriz Corredor Pude reunirme con los directivos de la compañía, con el consejero delegado… y me fui a casa con muchos deberes. He tenido un periodo de reflexión y estudio más reposado. Ha habido un punto de irrealidad, pero me han ayudado muchísimo.

M.H. ¿Qué ha aprendido en estos meses?

B. Corredor Que debe primar la honestidad y la humildad, no pretender ser lo que no eres, dejar que te enseñen los que saben más y que hagan su trabajo sintiéndose cómodos.

M.H. ¿Cuál es la misión de Red Eléctrica?

B. Corredor Es una gran desconocida y la primera infraestructura crítica del país. Si no funciona la red eléctrica de transporte, no funciona nada. REE hace posible el equilibrio entre la energía que se genera y la que se consume: ni la producimos ni la vendemos, solo la transportamos. Tiene además un alto compromiso con la diversidad y con la conservación del capital natural.

Europa se reconstruirá con una transición energética justa y sostenible”.

M.H. ¿Cómo se plantea su proyecto como presidenta?

B. Corredor Mi misión es alinear la compañía con la transición energética, hacer que sea rentable y trascienda a la opinión pública. REE es un ejemplo mundial de eficiencia y tecnología. Lo que me importa es que llegue a las personas: que enciendan la luz y sepan que detrás hay energía limpia e innovación.

M.H. ¿Qué importancia tiene la transición energética en plena crisis y para el futuro? ¿Cuál será el peso de las renovables?

B. Corredor Lo que realmente va a suponer una reconstrucción competitiva para Europa es una transición energética justa y sostenible. Eso requiere inversiones que creo que está capacitada para hacer. El proceso se va a acelerar y no se pueden dar pasos atrás. Integrar las renovables es un reto tecnológico mayúsculo y REE es la herramienta más operativa.

M.H. ¿Cuál es su relación con el Ministerio para la Transición Ecológica y con la vicepresidenta Teresa Ribera?

B. Corredor Es un honor que mi Ministerio de referencia sea el de Ribera, a la que tengo un enorme respeto. Creo que tenía un reto muy complicado y que lo está afrontando muy valientemente.

M.H. A cierre de 2019, REE era la única empresa con paridad en consejeras en el Ibex 35 y destaca en los rankings internacionales de igualdad. ¿Cómo se llega a esto?

B. Corredor Es un enorme compromiso. Está muy bien que sea una empresa con fuerte participación pública, demuestra que se puede hacer.

M.H. ¿Son las mujeres mejores líderes?

B. Corredor Hay liderazgos de mujeres que son masculinos y liderazgos de hombres que son femeninos. Un hombre de liderazgo femenino fue Zapatero, en cuanto a cooperativo. En general, los femeninos apuestan más por la transversalidad y el pragmatismo. La jerarquía es, en mi opinión, una división de responsabilidades.

M.H. ¿Cómo entiende usted el liderazgo?

B. Corredor Ser ejemplarizante. El líder es quien consigue que la gente se sienta a gusto, útil y valorada haciendo lo que se tiene que hacer.

M.H. ¿Qué le ha servido más de preparación?

B. Corredor Siendo la mayor de cinco hermanos con dificultades económicas tenía claro que, o estudiaba, o no había nada que hacer… Mi padre nos inculcó el valor del esfuerzo. Me ha ayudado la falta de seguridad en mí misma. Algo típicamente femenino que aún tengo es la sensación de que siempre estás siendo examinada y no se van a perdonar las equivocaciones. Eso te hace medir muchísimo las cosas, escuchar y reflexionar, procurar no improvisar… En la misma situación, las mujeres somos mucho más conscientes de nuestras debilidades y los hombres, de sus fortalezas.

M.H. ¿Qué referentes destaca en su trayectoria?

B. Corredor A mi abuela paterna, que trabajaba de portera en una finca urbana y es una de las personas con más dignidad que he conocido. Descubrí con 14 años a Felipe González y le estoy agradecida por lo que hizo por la educación pública. Zapatero me dio la oportunidad desde lo político. María Teresa Fernández de la Vega ha sido un ariete en defensa de lo femenino. A Pedro Sánchez lo conocí en el Ayuntamiento de Madrid; quién nos iba a decir que la vida nos llevaría por estos derroteros…… Y un compañero registrador que me hizo ver que podía dedicarme a la política.

M.H. El clima de tensión y confrontación ha aumentado el descrédito de la política.

B. Corredor He visto la política desde dentro. La voluntad de la mayoría es dejar las cosas mejor. Vivimos tiempos de polarización y rapidez, y no ayuda a la reflexión. Creo que es injusto cómo se trata a la clase política en general; nada sería como es si alguien no lo impulsa desde la política.

Fuente: Leer Artículo Completo