Carlos Cuadrado, ¿el ‘Iván Redondo’ de Inés Arrimadas?

Si Marina Bravo es la mano derecha de Inés Arrimadas, Carlos Cuadrado es la izquierda. En esas posiciones se sientan además en las reuniones de Ciudadanos, donde el segundo ejerce como vicesecretario general de Ciudadanos desde que la jerezana cogió las riendas a nivel nacional tras la marcha de Albert Rivera. Cuadrado, a quien dicen que no le gusta el protagonismo ni estar en primer plano, ha dado un paso adelante esta semana por ser, junto al ministro socialista de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, el artífice de la moción de censura presentada por sus partidos en Murcia.

El terremoto político que ocasionaron llegó a Madrid, donde la presidenta de la Comunidad, Isabel Dïaz Ayuso, convocó elecciones temerosa, según sus propias palabras, de que PSOE y Ciudadanos llegaran a un acuerdo parecido en la Asamblea que ella dirigía hasta ayer en alianza con los naranjas.

Cuadrado fue senador por Madrid en la anterior legislatura, pero nació en Barcelona en 1968. Posee una empresa ubicada en el Maresme dedicada a la tecnología láser. Está en el partido desde su fundación, en 2006. Tenía 28 años y pronto hizo migas con Rivera y se convirtió en parte de su "guardia pretoriana". Así definen Iñaki Ellakuria y José Albert de Paco en el libro Alternativa Naranja a un grupo en el que también estaba José María Espejo, hoy vicesecretario adjunto en el equipo de Arrimadas. A la jerezana es Xavier Pericay quien la incluye junto a Juan Carlos Girauta y Juan José Villegas en ese núcleo duro que el profesor llama "el sanedrín reducísimo que movía los hilos políticos y organizativos del partido".

Pero si algo queda claro en el libro de Pericay, ¡Vamos? una temporada en política, es que todos eran absolutamente fieles al líder y que ninguno podía hacer mucho más que acompañarlo en sus decisiones. "Entre esos cuatro, ni que decir tiene que la palabra de Dios era la palabra de Dios", comenta con cierta ironía sobre el hiperliderazgo de Rivera.

Cuadrado estuvo al lado del catalán en todo momento. También cuando su liderazgo se puso en peligro por primera vez. Fue en 2007, se habían celebrado elecciones municipales ya pérdida de 23.000 votos naranjas fue la oportunidad que aprovecharon los rivales de Rivera para atacarle. Por eso, en el Congreso posterior, los delegados tumbaron el informe de gestión ejecutiva, el general y también el de gestión económica, responsabilidad de Cuadrado, que era entonces tesorero del partido. Pero Rivera siempre le ha respondido con la misma fidelidad que él le mostraba y lo apoyó entonces como haría diez años después ante el PP, cuando los de Pablo Casado quisieron aprovechar una investigación de las cuentas de una empresa de Cuadrado para pedir su dimisión. El diario Infolibre también dio cuenta de algunas presuntas irregularidades en sus finanzas, así como de algunos supuesto problemas legales con su empresa en Brasil, donde tiene sede. El entonces tesorero nunca los aclaró.

Hoy, sin embargo, ha roto con Rivera para estar al lado de Arrimadas, lo quedeja a Villegas y Girauta como los únicos del aquel núcleo duro que prefirieron irse a seguir en un Ciudadanos donde no estuviera el líder que lanzó el partido a nivel nacional. De hecho, Cuadrado vino a Madrid solo cuando Arrimadas dio el salto a la capital.

Sobre el actual vicesecretario primero, de quien se sabe poco sobre vida aparte de que está soltero y es padre de dos hijos,. la pregunta que planea entre algunos desencantados con los que ha hablado Vanity Fair es cómo ha podido pasar de llevar las finanzas a convertirse en el Iván Redondo –asesor para todo de Pedro Sánchez– de Inés Arrimadas. Porque la moción de Murcia es el último movimiento estratégico que ha protagonizado en nombre de su partido, pero no el único de peso para Cuadrado, que se volvió imprescindible para Arrimadas durante 2020, año en el que además, dio a luz. En esos meses, Cuadrado se encargó de dirigir las conversaciones con el PSOE en asuntos tan importantes como los Presupuestos Generales del Estado. Por eso, otra persona que aún trabaja en el partido y no quiere dar su nombre tiene una respuesta a las dudas que plantean sobre él los críticos: "Lleva en el partido desde el primer día, ya hace 15 años, por lo que tiene más experiencia política que algunos ministros del actual Gobierno".

Lo que sí dejan claro las llamadas a distintos miembros activos e inactivos del partido es que las aguas y el ambiente están muy revueltos en Ciudadanos. También que hay sectores que aún no han digerido que Arrimadas sustituyera a Rivera. Por eso, sobre el papel de Cuadrado en la moción de censura de Murcia, no son pocos (rivales y a favor) los que creen que si se ha implicado a fondo en un movimiento de esa envergadura es para dar un golpe de efecto tras el desastre electoral del 14 de febrero en Cataluña. "Perdimos 30 escaños y Carlos es uno de los responsables territoriales del partido. Creo que sabía que tenía que hacer algo, algo que demostrara que somos un partido influyente", dice uno de sus partidarios.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo