El estilo de Amy Winehouse llega al Design Museum de Londres

A Amy Winehouse le gustaba la moda. También la belleza. Cuando era adolescente, a los 16 años, creó una lista de deseos en la que especificó todo lo que ella ansiaba llegar a tener si algún día se convirtiese en una personalidad reconocida: guardar más de 300 pares de zapatos, lucir el pelo de Marilyn Monroe o evitar la cirugía.

A pesar de que sí que logró la fama, a la cantante británica no le dio tiempo a tachar la mayoría de sus aspiraciones, pero sí que convirtió en leyenda una carrera y vida que, a pesar de sus altibajos, marcó la historia y la situó como una de las personalidades más recordadas y añoradas del horizonte artístico de los años 2000.

Sobre, precisamente, su estilo versa ahora una nueva exposición que ya se ha inaugurado en el Design Museum de Londres. ‘Amy: Beyond The Stagees un repaso por algunas de las singularidades que caracterizan a la cantante: desde su pasión por los zapatos de Carrie Bradshaw, hasta su eye-liner, pañuelos en la cabeza, jeans de tiro bajo o pelucas con las que lucía el peinado de colmena. Un estética que fue cambiando a medida que su vida también lo hacía. Las tallas de sus prendas se encogieron cuando las enfermedades mentales le sobre pasaron y su imagen se fue deteriorando hasta el final de sus días.

A propósito del aniversario de la década en la que nos dijo adiós, este museo crea esta muestra para revivir su estilo ecléctico, así como para enseñarnos la creatividad de la cantante tanto delante, como detrás del escenario.

Más allá de sus intereses estilísticos, Amy: Beyond the Stage nos enseña también muchas de las influencias musicales que le inspiraron para componer y crear sus álbumes, como The Supremes, Frank Sinatra o Dinah Washington. Una gran cita con la música, la moda y la artista que se recuerda, una vez más, en su barrio, Camden Town, donde acompañando a la exposición se acaba de pintar un mural en Camden High Street con su rostro pintado.




Fuente: Leer Artículo Completo