El lado personal de Verónica Forqué: una hija transgresora y siete viajes a la India que la ayudaron salir de una depresión

La hemos visto interpretar a decenas de personajes pero nunca la habíamos visto ponerse el delantal y meterse entre fogones. Este lunes llega a TVE la nueva edición de MasterChef Celebrity y Verónica Forqué (65) será una de las concursantes que se pondrá cuchillos en mano a cocinar en el talent show culinario. La actriz comparte plató con otras actrices como Victoria Abril o Carmina Barrios y con otros rostros conocidos como David Bustamante, Yotuel Romero, Iván Sánchez, Belén López o Terelu Campos. Pero cómo es la protagonista de ¿Qué he hecho yo para merecer esto? en su faceta más familiar y personal.

https://www.instagram.com/p/BghqRbxAwjC/

A post shared by @veronicaforque

Después de cincuenta años dedicados al mundo de la interpretación, Verónica Forqué puede presumir de haberlo logrado todo en ese sector en el que vivió desde que nació. Su padre fue el director y guionista José María Forqué (fallecido en 1995), responsable entre otras cintas de llevar al cine en 1960 la obra teatral de Miguel Mihura Maribel y la extraña familia y otras adaptaciones como Usted puede ser un asesino (1961) o Atraco a las tres, con José Luis López Vázquez y Alfredo Landa entre sus protagonistas, y Goya de Honor en 1994. “Mi padre era muy maño, muy aragonés, muy luchador. De él he heredado las ganas de luchar, la constancia”, confesaba la actriz en Diez Minutos en 2015. Su madre fue la escritora argentina Carmen Vázquez-Vigo, fallecida en 2018, muy reconocida por sus trabajos dentro de la literatura infantil. Verónica siempre sintió que lo suyo sería estar sobre las tablas de un teatro o en un set de rodaje.

Aunque comenzó a estudiar Psicología, ya a los 17 años había empezado en la escuela de Arte Dramático. Siempre tuvo el apoyo de su madre, a la que estuvo muy unida, y debutó con 19 años en el teatro con Nuria Espert haciendo de su hija en la obra Divinas palabras en el año 1975 poco antes de la muerte de Franco. Pero tres años antes ya había participado en Mi querida señorita (de Jaime de Armiñán) y en 1974 se había puesto a las órdenes de su padre en Una pareja… distinta. Repetiría junto a su progenitor en varias cintas más a lo largo de los últimos años de la década de los 70 y sintió que la miraban de otra forma por ser la ‘hija de’. “Estuve muy señalada durante un tiempo. Estas cosas les jorobaba. Es lógico y lo entiendo perfectamente”, ha comentado en alguna ocasión.

https://www.instagram.com/p/CJUlN9PsMzT/

A post shared by @veronicaforque

Cuatro Goyas y más de 30 películas

En los 80 le llegó a Verónica Forqué su gran momento profesional al ganarse un hueco entre las actrices más requeridas por los directores que marcaron esa época. En 1984 se convirtió en chica Almodóvar con su papel de Cristal en ¿Qué he hecho yo para merecer esto? y luego trabajó con Fernando Trueba en Sé infiel y no mires con quién y El año de las luces, trabajo por el que ganó su primer Goya como actriz de reparto. Al lado de su gran amigo Fernando Colomo protagonizó dos comedias inolvidables: Bajarse al moro y La vida alegre, por la que obtuvo el Goya como actriz protagonista. Ese mismo año, 1988, Verónica se alzó con un segundo Goya como actriz de reparto por Moros y cristianos, de Luis García Berlanga. Fue la primera intérprete femenina en ganar dos Goya en la misma ceremonia, cosa que no ocurriría hasta 29 años después con Emma Suárez.

Luego llegaron otros trabajos como Salsa rosa, ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? y Kika (con la que ganó otro Goya), de nuevo con Almodóvar, con el que ya había hecho antes también Matador (1986). Sus papeles en cine son muy recordados, pero no lo son menos algunos de los que ha llevado a cabo en la pequeña pantalla en series como Pepa y Pepe o Eva y Adán, agencia matrimonial. También lo ha hecho todo en teatro, donde se ha centrado en los últimos años, con papeles en representaciones como ¡Ay, Carmela!, Bajarse al moro, La abeja reina o Shirley Valentine. Incluso ha dirigido el montaje de la obra Adulterios, de Woody Allen en 2009.

Tres décadas casada

Verónica Forqué es de esas intérpretes que siempre han querido mantener al margen su vida personal de su faceta pública. En el verano de 1980 mantuvo una relación con el actor Joaquín Kremel, pero fue con el director de cine Manuel Iborra con el que se casó un año después. Iborra ha dirigido cintas como La dama boba (2006) o El club Virginia (2020). La pareja estuvo casada hasta el año 2014, fecha en la que decidieron poner fin a 33 años de convivencia. “Nos separamos porque era incapaz de vivir una realidad que no era verdad. Es horrible darte cuenta de que no sientes nada por tu pareja, con la que has estado 34 años. Pero he salido muy fortalecida”, explicaba ella en el Diario de Navarra.

Su hija María, su gran apoyo

Con Iborra tuvo a su única hija, María Clara, su gran apoyo en los buenos y los malos momentos por los que ha tenido que pasar. La joven también es artista aunque no ha seguido los pasos de sus padres en el cine pese a haber estudiado interpretación en Nueva York y haber participado en The Leftovers, dirigida por su padre. Comenzó con el mundo de la pintura y hoy lleva a cabo transgresoras performances como artista multidisciplinar (en su perfil de instagram se hace llamar Virgen María). “Mi hija es muy valiente. Me da un poco de vértigo, pero la adoro. Yo era transgresora, pero no tanto", comentó Verónica en El Mundo. Para Forqué, su hija guarda un gran parecido a su hermano Álvaro, fallecido en diciembre de 2014.

“Ella es una persona feliz, muy madura, que no se complica la vida por nada. Recuerdo que cuando la llevé a los campamentos saharauis teníamos que dormir en el suelo, a ella todo le parecía bien, es una niña muy inteligente”, decía en Diez Minutos. En 2012 conocimos a María (que es vegana y amante de los animales, como su madre, que tiene varios en su hogar y no suele comer carne ni pescado) cuando apareció en el popular anuncio de Loewe que protagonizaron diferentes influencers e hijos de. Madre e hija tienen una conexión muy especial, hacen un par de viajes juntas cada año (Verónica cuenta que desde que se separó viaja muchísimo porque cuando estaba casada a su marido no le gustaba volar y no viajaban fuera de España) y viven juntas en la casa de la actriz en Pozuelo de Alarcón.

https://www.instagram.com/p/CFCb60TMROZ/

A post shared by @veronicaforque

Una depresión y varios viajes sanadores

Meses después de su separación, Verónica vivió uno de los peores momentos de su vida al perder a su hermano Álvaro, también director de cine. Estos dos golpes supusieron para ella caer en una depresión que la mantuvo alejada de su gran pasión durante medio año. “Con tratamiento y pidiendo ayuda se sale y se sale más fuerte y mejor, pero es necesario la ayuda de psiquiatras, de médicos y del tiempo, además de la fuerza de uno… La vida sigue”, explicaba abriendo su corazón en ¡Hola!.

A la intérprete también le ayudaron varios viajes a la India y un gurú hindú (Sali Baba, que murió hace un tiempo) que le hizo abrir los ojos ante un nuevo camino, el de la espiritualidad. “Seguir a los grandes maestros es el camino para no sufrir, vivir el presente y amar al prójimo como a ti mismo es una buena fórmula; casi nunca se consigue, pero el intento está ahí”, ha dicho. La actriz practica además yoga y meditación desde hace años gracias a los consejos que le dio su madre.

https://www.instagram.com/p/Bt0wgMylkiF/

A post shared by @veronicaforque

Después de ese tiempo ‘desenchufada’, Verónica Forqué resurgió y volvió a la interpretación con energías renovadas (y unas cuantas películas y series) y sin mirar atrás. “Soy cero nostálgica. Creo que la nostalgia no sirve para nada y procuro estar en el presente. Y si miro al pasado lo hago con alegría y me acuerdo de las cosas que me hacen gracia”, ha confesado.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo