El universo de Anne Rice, la "madre" de los vampiros


Howard Allen O’Brien era la novelista que se encontraba tras los seudónimos de Anne rampling o A.N Roquelaure, pero también la que todos conocemos como Anne Rice. Esta escritora, la autora que abrió hueco a los vampiros como protagonistas en la literatura, falleció este sábado a los 80 años por un derrame cerebral en Nueva Orleans, según un comunicado que emitió su hijo Christopher Rice.

Debutó en 1976 con la publicación de su primera obra de la saga Crónicas vampíricas, Entrevista con el vampiro, en la que desafió a la literatura y escribió sobre temas que, más allá de los vampiros, exploran la sexualidad, la inmortalidad y el poder, convirtiéndose en uno de los best sellers que, todavía hoy, continúan siendo reclamos en librerías. Tan grande fue el éxito de esta publicación que Neil Jordan, en 1994, llevó al cine el buen escribir de la autora confiando en un espectacular elenco de actores entre los que se encontraban Tom Cruise, Kirsten Dunst y Brad Pitt.


La novelista estadounidense renovó el cine de terror, habló de las emociones poniendo en el foco a personajes que, hasta el momento, tan solo habían sido relegados un plano poco trascendental. Los situó en el centro y les dotó de -paradójicamente- humanidad, conjugando en sus personajes la maldad, pero también de una bondad como pocas veces se podría haber podido imaginar en estos papeles. Ella quería escribir sobre todo lo que no podía hacer como persona. Y así lo hizo.

Cuando en 1994 el cine llevó a la gran pantalla su obra Entrevista con el vampiro, Brad Pitt y Tom Cruise consiguieron que el gran público viera a estos seres del inframundo con ojos bien distintos. Poco o nada tenían que ver los guapérrimos vampiros de este éxito de taquilla, que entre otros premios logró dos BAFTA, con aquella imagen siniestra de Nosfertau que hasta el momento se había visto en la gran pantalla.

Gracias Anne Rice, las momias, las brujas, los licántropos y los vampiros tomaron carácter y dejaron de ser solamente seres temibles para convertirse, entonces, en personajes que comenzaríamos a leer y a ver en novelas y producciones cinematográficas posteriores.

Marcada por la muerte de su madre cuando ella era adolescente, también por el fallecimiento de leucemia que azotó a su hija Michelle a los cinco años y tras convivir 40 años con su marido, el poeta Stan Rice y quedarse viuda en 2002, Anne siempre demostró ver la muerte desde otro paradigma. Tanta era la pasión de Rice por este fantástico universo que, de hecho, cuando era joven era conocida por ser una de las mejores anfitrionas en sus fiestas de Halloween.

Rice volcó en la literatura sus deseos. Habló de transformación y de espiritualidad. Rompió moldes y barreras, no solo dentro de este género, sino también como mujer. Fue de las pocas que destacaron con nombre propio y, sin duda, la pionera en instaurar entre nosotros los relatos vampíricos bajo otra mirada. Una mirada que trascendió a las pantallas, que nos presentó el vestuario gótico como una nueva tendencia y que, también, logró colarse en las generaciones más jóvenes inspirando producciones como ‘Buffy cazavampiros’, ‘Crepúsculo’, ‘True Blood’, o ‘The Vampire Diaries’.

Fuente: Leer Artículo Completo