Fiscal general del estado, luchadora contra el terrorismo, de capea con Enrique Ponce y exministra: así es Dolores Delgado, la novia oficial de Baltasar Garzón

Sus amigos le llaman Lola. Dicen de ella que es feminista, divertida, una gran anfitriona, “una esposa sentimental y una madre bondadosa”, como escribió su amigo Manuel Medina en el libro ‘El éxito de la humildad’, en el que le dedicaba un capítulo. Torera ocasional cuando se animó a echar unos capotes junto a Enrique Ponce en una capea en Jaén. Dolores Delgado, ahora Fiscal General del Estado, hasta haceunos meses ministra de Justicia, lleva toda una vida vinculada al Poder Judicial. Como Baltasar Garzón, a quien conoció en 1993 en la Audiencia Nacional y de quien ha sido muy amiga desde entonces. Ahora son algo más que amigos: han hecho oficial su relación sentimental. ¿Cómo es Dolores Delgado?

Dolores Delgado (Madrid, 1962) estudió Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid. En 1989 ganó una plaza de fiscal por oposición;. Tres años antes se había casado con Jordi Valls. Cuando se conocieron, ella era bibliotecaria en un bufete de abogados y él trabajaba en una editorial. Juntos tienen dos hijos.

Al poco de comenzar su carrera en el Ministerio Fiscal, y después de ejercer de fiscal en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña durante 4 años, conoció a Baltasar Garzón. Fue en 1993, cuando empezó a trabajar en la Audiencia Nacional, primero en la Fiscalía Especial Antidroga y después como fiscal antiterrorista, especializada en terrorismo yihadista.

Junto a Garzón y a otros miembros de la judicatura era habitual verla tomando el aperitivo en las inmediaciones de la Audiencia. En 2012, cuando el magistrado fue inhabilitado por prevaricación en el Caso Gürtel, le acompañó emocionada hasta la puerta de los juzgados.

Dolores Delgado y Baltasar Garzón, figuras controvertidas en la judicatura

Además de afinidades personales, con Garzón comparte su idea de jurisdicción universal, la posibilidad de que cualquier juez de cualquier país pueda investigar crímenes de derecho internacional independientemente de dónde hayan sido cometidos. Ella lo ha ejercido participando en condenas contra ex militares de la dictadura argentina.Ha luchado contra el terrorismo de ETA y vivido muy de cerca los atentados del 11M. También se mostró en contra de la extradición del informático francosuizo Hervé Falciani.

En junio de 2018, tras la moción de censura a Mariano Rajoy, Pedro Sánchez la nombró Ministra de Justicia. Se enfrentó a la reprobación de la oposición varias veces en el Congreso. Le exigieron dimitir por no defender en Bégica, al juez Pablo Llarena, instructor de la causa por el procés. También por su grabación comiendo con el ex inspector Villarejo (ella se defendió aludiendo a que estaba editada) y por ser partidaria de rebajar los cargos de rebelión a sedición para los líderes separatistas encarcelados.

En enero de 2020 tras cesar como Ministra fue inmediatamente propuesta por el presidente como Fiscal General del Estado, algo que ratificó el Consejo General del Poder Judicial por 12 votos contra 7. Cuando compareció en el Congreso, se defendió de los que argumentaban que este movimiento ponía en jaque la independencia del poder judicial asegurando que su experiencia ministerial le había enriquecido profesionalmente.

Hace unos días Delgado era noticia por su escapada romántica con Baltasar Garzón a Roma. Al parecer, ambos llevarían saliendo desde junio y acaban de hacer oficial su relación entre sus amigos y familiares. No hay duda de que su relación va a sufrir, a partir de ahora, el escrutinio público; cuestiona la independencia y el papel de Dolores Delgado como Fiscal General del Estado.

Fuente: Leer Artículo Completo