La increíble historia de la princesa Alejandra, amiga de la reina Isabel II desde hace 60 años (y su rival más fuerte en el estilo royal)

Hoy la vemos al lado de la reina Isabel II prácticamente como una gemela de estilo: tienen exactamente el mismo sentido de la moda y rivalizan seriamente en cuanto a la espectacularidad de sus sombreros, maravillosos en sí mismos pero fantásticos en sus coordinadísimos looks. Sin embargo, hubo un tiempo en el que la princesa Alexandra, prima de la reina de Inglaterra, concitaba casi tanta atención como la misma monarca: más de 200 millones de personas vieron su boda con sir Angus Ogilvy por televisión. Ahora, a sus 83 años, vuelve a iluminarse su figura precisamente en la crisis del coronavirus, por su incansable trabajo de agradecimiento a los sanitarios y su actividad benéfica, hasta el punto de que la prensa británica la celebra como un “tesoro nacional”. No le ahorran los piropos: “Es seductora, encantadora, ingeniosa e inteligente”, escriben los analistas de la realeza. Y, además, “la más ‘royal’ de la familia real”.

View this post on Instagram

#princessalexandra #ladyogilvy

A post shared by Jennifer (@ladydianafan) on

Es cierto eso de ‘superroyal’: la princesa Alexandra es descendiente de reyes por parte de madre y de padre, y por tanto más ‘royal’ que la propia monarca británica. Hija del príncipe Jorge, tío de Isabel II y duquede Kent, y de la princesa Marina, niea de Jorge I de Grecia, creció sin embargo en relativa pobreza: su padre falleció en un accidente de avioneta y la familia quedóen la ruina, hasta el punto de tener que vender muchas de sus posesiones (muebles, ropa, piezas de arte…) a otras familias aristócratas.

Fue dama de honor en la boda de la reina Isabel II con el duque de Edimburgo en 1947, y desde entonces ha cumplido sin excepción su agenda oficial, siempre en representación de la familia real británica. Su carisma e inteligencia destacó desde siempre en el pequeño universo de la aristocracia británica, hasta el punto de que los ‘insiders’ la señalan como el antecedente más claro de la presencia luminosa de la princesa Diana y Meghan Markle. También como la princesa que mas horas de trabajo ha dedicado a sus tareas de representación en la era moderna.

En 2016, con motivo de su 80 cumpleaños, la reina Isabel quiso homenajear su intenso trabajo, con una celebración a la que asistieron representantes de un centenar de organizaciones benéficas y ONG’s con las que la princesa Alexandra había colaborado habitualmente. Aún hoy sigue siendo la patrona de otras tantas organizaciones y continúa visitando hospicios, enfermos de Alzheimer y asociaciones que trabajan con personas invidentes. Un inspirador trabajo que es antecedente directo de la labor social de la princesa Diana y que, ahora, Meghan Markle pretende continuar.

Fuente: Leer Artículo Completo