Leonor Watling estrena hoy Nasdrovia en Movistar: "En esta pandemia nos falta un poco mas de tristeza, de duelo, de acompañar a los que han perdido a los suyos"

Continuamos subidos en el hype de la ficción española. Después de Patria (HBO), Veneno (Atresplayer) y la maravillosa Antidisturbios (con su igualmente maravillosa protagonista, Vicky Luengo) sigue el otoño caliente para las series españolas. Como la propuesta de Rodrigo Sorogoyen, Nasdrovia se estrena en Movistar+. Una comedia con duración de sitcom americana y seis episodios que la plataforma nos dosifica de dos en dos cada semana.

El humor negro, la sangre, el vodka y unos actores pletóricos, en cambio, nos los ofrece en cantidades industriales. Leonor Watling, una de las protagonistas, nos habla de esta crisis de los 40 nivel ruso, de corsé y de mascarillas, y de que hay que dejar de ser infantiles, que esto es “una puta pandemia mundial”.

Nasdrovia nos sitúa in media res de ese tumulto existencial que llega con el comienzo de la cuarta década. A Edurne y a Julián (Hugo Silva), ex pareja y aún así socios de un bufete de abogados que se dedica a defender a corruptos, les alcanza y deciden atajarla con un restaurante ruso. ¿Por qué? Porque son unos snobs, les encanta Tolstoi, el vodka y se fueron de luna de miel a Moscú.

Así que, ¿por qué no? Conocen a Franky (Luis Bermejo) y todo va tan bien que consiguen a unos clientes habituales que son de la mismísima Rusia (interpretados por Anton Yakovlev, Mark Ivanir, Michael John Treanor) y a los que les gusta tanto su local que quieren utilizarlo para sus ‘reuniones de negocios’. Dirigida por Marc Virgill (El ministerio del tiempo) y escrita por Luismi Pérez, Miguel Esteban y Sergio Sarriá, autor además de la novela en la que se basa Nasdrovia: El hombre que odiaba a Paulo Coelho.

“Yo recibí el guión sin ninguna información más”, explica por teléfono Leonor Watling. “Luego me enteré de que había una novela y Sergio (Sarriá) me dijo: no te la leas todavía. Y me la leí después del rodaje. El material de la novela está utilizado con mucha libertad. Es muy bonito para ver el trabajo que han hecho los tres escribiendo”, explica la actriz, que firma el prólogo de la reedición del libro que ahora se titula, cómo no, Nasdrovia.

Una de las cosas que han variado de las páginas a la pantalla es quién lleva el peso narrativo. En el libro era Julián el de los monólogos interiores. En la serie es Edurne, que rompe la cuarta pared para dirigirse al espectador. Un recurso que a muchos les ha recordado a la perfecta comedia dramática Fleabag de Phoebe Waller-Bridge, aunque Watling está en desacuerdo: “Yo cuando leí el guión pensé más en Woody Allen, en House of cards e incluso en los hermanos Marx. Fleabag viene de un monólogo de teatro, por lo ese recurso de hablarle al público tiene todo el sentido. En nuestro caso es más una voz en off, una mirada a cámara de complicidad con la única mujer del reparto.

Leonor Watling: en la pandemia “nos falta un poco más de tristeza, de duelo”

¿No computará este 2020 como una crisis gigante, mundial y generalizada de los 40? “¡Qué bueno! Sí, un poco sí, ha habido un poco de todo. Gente que se ha ido a vivir al campo, gente que se ha separado, que se ha casado…”, reflexiona Watling. “El 2020… Tampoco es que nos haya caído un meteorito, hay muchas cosas que ya venían de antes. Por ejemplo, lo que está pasando ahora en Estados Unidos no es para decir ‘hala, qué raro, de dónde viene esto'”, tercia, y sobre las elecciones añade que le provoca ternura lo inocentes que somos en el fondo: “¿Qué esperábamos de Trump, que de repente saliera y hablara como Obama en vez de autoproclamarse presidente?”.

https://www.instagram.com/p/CGiCPiECnVT/

Depende de a quién le preguntemos, vaticinará que acabaremos Nasdrovia en un segundo confinamiento. Cuando se le plantea a la actriz el hastío y el enfado de la sociedad con esta situación, Watling recuerda lo importante: “Hay algo por encima de eso, que entiendo completamente. Nos falta un poco más de tristeza, de duelo, no estamos acompañando a la gente que ha perdido familiares y no ha podido llorarlos. España creo que no es un ejemplo en la gestión, en mi opinión, ninguno de los partidos. Los países donde todos van a una, también la oposición, pueden equivocarse o no, pero por lo menos, deja de pelearte, que me parece una reacción súper infantil”.

Si pensar en el futuro siempre ha tenido un toque naíf, ahora parece que aún más. ¿Qué le espera a Leonor Watling después de su restaurante ruso? “Sigo con los audiolibros de Harry Potter, he tenido mucha suerte con que me haya tocado este trabajo este año, me ha salvado psicológicamente. Y está pendiente de estreno la serie La templanza, basada en un libro de María Dueñas, ‘1880’. Mira, si nos acostumbramos a llevar corsé, todo lo demás me parecen paparruchas”.

Fuente: Leer Artículo Completo