Los hombres de Paco, Física y Química y ahora Un paso adelante, ¿por qué la televisión apela a la nostalgia justo en este momento?

No somos los primeros en hacerlo (de hecho, el pasado año en Estados Unidos se estrenaron en Netflix cuatro episodios de las Chicas Gilmore que retomaban a los personajes veinte años después del final de la serie y arrasaron), pero parece que las series españolas se han unido en masa a la tendencia de recuperar viejas historias para hacernos saber “qué paso con…”. Ya se han estrenado los dos episodios que recuperan a los protagonistas de Física o Química y se habla de volver con Los hombres de Paco, Un paso adelante, Los protegidos… ¿De verdad es tan rentable retomar estas historias en vez de invertir en algo nuevo? Y lo más importante de todo, ¿es necesario volver a reencontrarnos con Cabano y compañía justo cuando tenemos los ánimos por los suelos?

Porque, en el fondo, de eso va todo este fenómeno: de vínculos sentimentales con nuestro pasado. Bueno, de eso, y de ponernos las cosas fáciles a la hora de elegir. “Retomar estas series no tiene tanto que ver con el interés de la serie en sí como con la comodidad. El hecho de tener a nuestro alcance tantísimo contenido nuevo ha impulsado como nunca los revisionados. Al volver a las series que ya hemos visto no nos enfrentamos al dilema de tener que elegir”, asegura Elena Neira, autora de Streaming Wars (Libros Cúpula).

Los datos apuntalan la intuición de las plataformas y las televisiones. La combinación de saturación de contenidos con las horas de más que pasamos en casa por culpa de la pandemia y el hecho de que no nos encontramos con ánimos ni fuerzas de afrontar grandes retos en nuestro tiempo de ocio, hace que la nostalgia televisiva venda más que nunca. Aunque las plataformas de streaming son poco dadas a compartir sus cifras, según el ranking publicado por Nielsen con lo más visto de 2020 las series de catálogo tiene una audiencia recurrente que las ha aupado al top de lo más visto del primer año de pandemia.

El reto de series como Física o Química o los hombres de Paco: volver a enamorar sin decepcionar

“Todas las compañías que han puesto en marcha sus propias plataformas a finales de 2020 y las que lo harán a partir de 2021 tienen este elemento común: el anuncio de remakes, reboots, precuelas, swing offs y secuelas de algunas de sus propiedades más conocidas. Al final, el gancho de lo popular, en un ecosistema cada vez más lleno de servicios y de contenidos, ofrece una ventaja competitiva en términos de visibilidad”, asegura Elena Neira. Conclusión: tenemos UPA Dance, La que se avecina y hombres de Paco para largo.

Pero que conozcamos algo desde hace décadas no implica que nuestro nivel de exigencia descienda, ni mucho menos. Aunque a la hora de coger el mando pensemos “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”, la realidad es que hacer fan service con estas series que recuperan una historia de hace una década no es sencillo.

Modernizar tramas y personajes que hoy son impensables sin romper la esencia del producto original, que es lo que hace que la gente acuda de nuevo a él, es un reto difícil de conseguir y la clave que puede hacer que lo que se pensaba que iba a ser un éxito acabe en decepción. “En la práctica la gran mayoría de estrenos de series nuevas conectadas a series del pasado no han conseguido satisfacer las expectativas que los espectadores se habían creado a raíz del anuncio”, concluye la experta.

Al acudir a estas series buscamos experimentar de nuevo aquellas emociones que nos provocó la emisión original. Es como reencontrarse con un amor del pasado… Y ya sabemos todos que algunos de los novios que tuvimos hace diez años nos salieron rana.

Fuente: Leer Artículo Completo