Los privilegios de Hollywood ante el coronavirus

Mientras que celebridades como Ariana Grande y Lady Gaga emplean sus redes sociales para recordar a sus seguidores lo importante que es que permanezcan en sus casas para frenar el contagio del coronavirus y celebridades como Chiara Ferragni y Blake Lively donan fondos para luchar contra el virus, Evangeline Lilly, la actriz que logró el éxito con su papel de Kate en la mítica serie ‘Perdidos’, ha sorprendido al mundo con su postura ante la pandemia. Junto a la imagen de un té, la actriz aseguraba que acababa de dejar a sus hijos en clase de gimnasia. “Se han lavado las manos antes de ir. Están jugando y divirtiéndose”. Por si fuera poco, acompaña a la imagen con un hashtag polémico: #businessasusual,”.

El mensaje ha sido criticado en las redes sociales, que han acusado a Lilly de ser egoísta y de no estar tomándose el avance del virus con seriedad. “Tengo dos niños. Hay quien valora su vida por encima de la libertad. Cada uno toma sus decisiones”. La actriz ha ido más allá al responder a uno de los comentarios que ha recibido asegurando que estábamos exagerando ante “una gripe” y pidiendo que tuviéramos cuidado con nuestros líderes para que “no saquen provecho de este momento y nos roben más libertades para hacerse con más poderes”.

La actitud de la actriz llega precisamente en un momento en el que el elitismo hollywoodiense está agotando a la gente. Donald Trump ha hecho alusión al trato privilegiado que las personas ricas y poderosas reciben con una respuesta contundente: “quizás es que la vida es así”. Cuando el actor Idris Elba se dio cuenta de que había estado en contacto con alguien infectado (posiblemente la primera dama canadiense, Sophie Grégorie Trudeau), se hizo las pruebas de forma inmediata y recibió los resultados con velocidad pese a carecer de ningún síntoma.

“Como se esperaba, el COVID19 está poniendo de manifiesto las desigualdades sociales. Me desestabiliza tener que racionar los tests a mis pacientes, tener que esperar entre cinco y siete días para obtener los resultados mientras que las celebridades pueden acceder a los tests rápidamente”, escribía en Twitter el doctor de urgencias Uché Blackstock.

Antes de que la cuarentena pusiera el mundo en pausa, un centro privado de Londres de acceso restringido vio como una infusión con la que aumentar las defensas aumentaba su demanda un 18% . Hablamos de una bebida cuyo precio supera los 300 euros y que contiene una alta dosis de vitamina C, así como aminoácidos y zinc, que “tienen un papel esencial en el funcionamiento del sistema inmunológico”. Aunque por supuesto razón no les falta, esta infusión ha demostrado no solo no ser suficiente, sino que las clases altas se enfrentan a esta pandemia de forma privilegiada y sobre todo, diferente.

La mascarilla con la que Gwyneth Paltrow posaba en sus redes sociales no es igual que la que quizás hayas logrado comprar. El modelo Airinum Urban Air Mask 2 cuesta 50 euros y está agotado. Podríamos continuar así horas, pero el mensaje sigue siendo el mismo: el coronavirus ha vuelto a poner de manifiesto las desigualdades sociales y los privilegios de los que las celebridades disfrutan. Por nuestra parte, tan solo nos queda pediros que os quedéis en casa y que no escuchéis a Evangeline Lilly.

Fuente: Leer Artículo Completo