Nos lo temíamos: trabajar con Madonna puede convertirse en un verdadero infierno

Ahora que su poder en el showbusiness y su poderío sexual disminuye, todo son críticas a Madonna, la gran diva del pop del siglo XX e inexpugnable hasta hace nada. Es cierto: parece que solo ahora que se visualiza su declinar aparecen sus ‘víctimas’ a cobrarse venganza. Sin embargo, es innegable que el comportamiento de la cantante con todas estas personas no ha sido, ni por asomo, adecuado. Hasta Pedro Almodóvar se ha venido arriba y le ha recriminado cómo le trató, a él y a Antonio Banderas, durante una fiesta en el hotel Palace de Madrid en 1990. Sin pedirles permiso, grabó toda aquella celebración y la incluyó en su documental “En la cama con Madonna”. Incluso sale cómo le pregunta a Banderas si le gusta “pegar a las mujeres”. El director manchego no tiene bien recuerdo de la ambición rubia. “Madonna nos trató como a pardillos“, ha confesado.

No es el único damnificado por la cantante de “Vogue”. Durante todos estos años, Madonna ha tenido gestos maleducados e incluso desconsiderados hacia muchos colaboradores. Durante una actuación en la gala de entrega de los Premios Brit en 2015, la diva tuvo un problema con la capa que llevaba, debido precisamente a que quiso imponer su decisión de diseño sobre la del equipo de Armani. Giorgio Armani ha contado cómo no pudo desabrochársela durante la actuación, debido a que insistió en que se abrochara con un lazo en vez de con un gancho, como había sugerido la marca. El mismo diseñador la tachó de “difícil”, un eufemismo que seguramente expresa mucho menos de lo que quiso decir el creador italiano.

Otros colaboradoras, más bien trabajadores, de Madonna, llegan a hablar de abusos laborales. Según el perióico ‘Daily Mail’, dos de sus asistentes personales, una niñera y un chófer se despidieron debido a su trato desconsiderado y a sus exigencias. por ejemplo, estar disponibles las 24 horas los siete días de la semana. No respeta la obligación legal de las vacaciones pagadas y da por supuesas las horas extra. Según el portal E! Online, uno de sus antiguos empleados la demandó por acoso sexual y despido improcedente. Varios bailarines la han demandado por no pagar a tiempo o no pagar en absoluto. Incluso ha recibido demandas de fans, hartos de esperar durante horas a que comiencen sus conciertos. ¡Diva radical!

Fuente: Leer Artículo Completo