Que no te pase como a Amaia Montero: hay 3 posturas básicas de yoga que seguramente estás haciendo mal y es hora de resolverlo

Hacer yoga es un ejercicio fabuloso que cuenta cada vez más fans y uno de ellos es Amaia Montero. La cantante debe parte de su estupendo estado físico a la práctica habitual de yoga y no duda en postear cada vez más a menudo sus asanas favoritas en su cuenta de Instagram. Pero a veces nuestro entusiasmo por esta disciplina es mayor que nuestras habilidades y Amaia cometió unos cuantos errores al hacer una de las asanas más básicas (la postura del niño o balasana) lo que la ha convertido en el blanco de algunos comentarios maliciosos en Twitter. Para que no te pase como a Amaia Montero vamos a repasar tres de las posturas de yoga aptas para principiantes que seguramente estés haciendo mal para que puedas corregir tus errores.

Errores al hacer la postura del triángulo

Mejora la postura y la circulación al tiempo que trabaja los brazos y piernas y, además, queda preciosa en Instagram. Pero al hacer la trikonasana (postura del triángulo), si no se tiene mucha experiencia o un monitor que nos corrija, el tronco tiende a echarse hacia delante

Para hacerla correctamente debes activar los músculos del core en todo el movimiento descendente y mientras aguantas y vigilar que los hombros queden alineados con las caderas, que no las sobrepasen por delante.

Errores al hacer la postura del árbol

Es un auténtico reto para las personas sin equilibrio pero también forma parte de las posturas más básicas del yoga, esas de las que no te libras por muy principiante que seas. Además del equilibrio esta asana mejora y tonifica toda la musculatura de la pierna, pero es fácil caer en errores al alzar los brazos por encima de la cabeza.

Cuando alces los brazos, debes vigilar que tus hombros permanezcan relajados y bajos para no tensar la postura del cuello e impedir que el tronco se eche hacia delante. Otro error común es colocar mal el pie que se apoya en la pierna que sostiene el cuerpo poniéndolo justo en la rodilla, lo que hace imposible conservar el equilibrio. Pon la planta del pie apoyada por encima o por debajo de la rodilla, nunca en la articulación.

Errores al hacer la postura de la silla

Esta es la asana que más te va a recordar a lo haces en el gimnasio, no en vano tiene muchos puntos en común con las sentadillas. Gracias a ella trabajas el core, los brazos y fortaleces la espalda, pero para lograr estos resultados hay que hacerla correctamente, trazando una línea recta perfecta desde la parte baja de la espalda al cuello y .

Para conseguirlo es importante que tu pecho no caiga hacia delante, sino que intentes levantarlo, como si apuntara hacia el techo y que mantengas los hombros relajados colocados hacia abajo y hacia atrás.

Fuente: Leer Artículo Completo