¿Quieres el tipazo de Gisele Bündchen? Ahora es posible porque la top ha compartido su entrenamiento

Si nos dieran un euro cada vez que pronunciamos la frase “cuando acabe esta o quella dieta/entrenamiento/viaje astral tendré el tipazo de Gisele Bündchen” en la redacción (virtualmente también sirve) seríamos ricas. Lo cierto es que la modelo tiene una figura envidiable fruto de un entrenamiento físico muy estudiado y de una dieta saludable. Los genes también tienen algo que ver, claro está. Y la suerte.

Pero parece que los lamentos se han acabado, porque ahora tener eltipazo de la top se ha convertido en algo más factible (si antes teníamos un 0,2% de probabilidades, la esperanza ahora alcanza el 1%) porque después de muchos reclamos y peticiones de sus seguidores, Gisele ha subido la rutina de ejercicios que lleva a cabo todos los días y que combina, como buena celebrity que es con yoga y pilates.

Pero a lo nuestro: lo que nos interesa es cómo consigue esos abdominales tan definidos, esos brazos que nada tienen que envidiar a los de la reina Letizia y esas piernas libre de celulitis y piel de naranja (¿le habrá copiado el zumo a Alessandra Ambrosio?).

Al vídeo le acompaña un texto en el que la top explica cuántas repeticiones hace (no, se olvida la parte en la que nos enseña cómo hacer una rutina sin perder un ápice de belleza o dignidad, pero no se puede tener todo), “Mover el cuerpo siempre me hace sentir muy bien y como muchos de vosotros me habéis estado pidiendo que comparta mi rutina de ejercicios, ahí va una de mis favoritas para fortalecer el core. Normalmente la hago dos o tres veces, dependiendo de cómo me sienta. ¡Espero que os guste!”, escribía la brasileña.

¿Qué ejercicios hace? Planchas, ejercicios enfocados al core y al fortalecimiento de las piernas con gomas, mountain climbers… no hay duda de por qué la top está tan definida.

Si quieres ponerte a ello solo tienes que darle al play y… copiar a Gisele. No tenemos dudas, pero tampoco certezas de que con este entrenamiento nos convertiremos en ella. Lo que sí sabemos es que nuestro core lo agradecerá, que tantas horas en una silla pasan factura…

Fuente: Leer Artículo Completo