Resolvemos el misterio de las mascarillas ahora que son obligatorias: cómo, cuándo y cuál llevar

Parece que cuando se trata de elegir mascarilla no hacemos nada bien. Nos explicamos. Al principio de la pandemia nadie la llevaba, dijeron que no era necesaria. Algo parecido pasó con los guantes. Al principio sí, ahora no: los expertos aseguran que las irresponsabilidades a la hora de llevarlos y sobre todo, quitarlos van a ser peor que no ponerse nada y lavarnos (mucho, muchísimo) las manos. Ahora que las mascarillas se han vuelto obligatorias, desciframos -en la medida de lo posible- las pautas para su correcto uso.

Desde hoy, el Ministerio de Sanidad ha decretado junto a las Comunidades Autónomas el uso obligatorio de la mascarillas en espacios públicos donde no se pueda asegurar el distanciamiento social de dos metros. Esto quiere decir que tendremos que llevarla tanto en un restaurante como en una calle estrecha, donde no se pueda garantizar la distancia. Sin duda, la mascarilla que se va a convertir en un complemento indispensable que marcará la desescalada hacia la nueva normalidad. Para ayudarnosa entender la importancia de las mascarillas, la multinacional líder en los campos de la tecnología médica y de seguridad Dräger, nos ha explicado qué tipos de mascarillas existen y nos ha dado (que falta nos hacía) algunos consejos para utilizarlas de forma correcta.

Entender bien qué tipo debemos llevar, la forma correcta e higiénica de ponerla y si es necesario llevarla bajo cualquier circunstancia no es tarea fácil. Por ejemplo, las redes se han convertido en el espejo de este (mal) entendimiento sobre el uso de las mascarillas. Hace unos días, en la cuenta de la comunicadora @soylaforte (que por cierto, tiene uno de los mejores podcast que hemos escuchado últimamente: la sonrisa y la carcajada -aunque ahora no se vea por culpa de la mascarilla- está asegurada) saltaba este debate: ella, llevaba la mascarilla mal puesta y un profesional, le dijo cuál era la forma correcta de usarla. Eso también le ha pasado a las celebrities: Tamara Gorro tuvo que pedir disculpas públicamente porque desconocía que la estaba usando mal, y ayer, en la cuenta de Instagram de Patricia Conde ocurría lo mismo: la colaboradora televisiva llevaba puesta una mascarilla con vávula y un epidemiólogo le decía que no era la mejor opción.

View this post on Instagram

En este post intentaré contestar a las preguntas que me lleváis haciendo estos días. La mascarilla homologada es de @h91medical es reutilizable, vamos que la puedes lavar y eso está guay, aunque también puedes comprar un pack de mil y así no te quedas sin ellas como pasó con el papel higiénico a primeros de marzo 😂 (También la hay de niñ@ …monísima por cierto, la podéis ver en las fotos). Soy alérgica al polen y no sabéis lo mucho que ayuda cuando salgo a correr… (bueno, el día que salí a correr cuando nos dejaron quería decir 😅, que me vine arriba pero nunca más). No pica, no hace marcas, no araña … no te agobia (a Michael Jackson le hubiera encantado…era un visionario). Respecto a las pruebas que nos hacen a toda la plantilla de mi productora y a mi (tanto la IGG como la PCR) para poder entrar en los platós a grabar… nos la tienen que repetir cada semana para llevar un control, y el que da positivo amablemente le dicen #quedateencasa También os digo que de todas las personas que conozco, familia, amigos, vecinos … compañeros de trabajo, conocidos… los del súpercor de al lado de mi casa… ninguno ha dado positivo Gracias a Dios. Pero está bien asegurarse cada poco y tomar todas las medidas posibles. Así que tendrán que meterme la varilla por las fosas nasales hasta el cerebro, (que hace un daño que flipas y después te tiras llorando una hora) hasta que alguien pare esto… pero de momento… mi hijo y yo vamos encantados con nuestras mascarillas y con toda la precaución del mundo #pontelaponsela ✌🏻🌍 #pequeñaygrandistribución [email protected] @h91medical 913822229 Madrid

A post shared by Patricia Conde (@paticonde) on

¿Qué tipos existen?

Desde la multinacional médica, explican, “Existen tres tipos de mascarillas, cada una con unas características específicas” y deben utilizarse bajo unas circunstancias concretas.

-Las mascarillas higiénicas, recomendadas para personas sanas y sin contacto con el coronavirus.

-Las mascarillas quirúrgicas, aconsejadas para personas contagiadas, que están diseñadas para proteger a quienes están alrededor del portador.

-Las mascarillas autofiltrantes, que son equipos de protección individual y son las que ofrecen una mayor variedad. En este caso, existen otras tres subclases: FFP1, que frena al menos 78% de las partículas; FFP2, que frena al menos 92% de las partículas; y la FFP3, que frena al menos 98% de las partículas.

Y la clave, es la siguiente (y la que he generado más debate en el mundo 2.0): “Es importante saber que estas dos últimas, la FFP2 y la FFP3, ambas sin válvula de exhalación ya que a través de esta existe posibilidad de contagio, son las recomendables frente al coronavirus porque sirven para evitar contagiar y contagiarse. La FFP1, por su parte, filtran de la misma manera que las FFP2 y FFP3 pero con un % menor de eficiencia”, explican desde Dräger.

Pero… ¿Cuál debo ponerme? ¡Cuidado! Porque por la red circulan cientos de informaciones falsas y todo lo que vemos en forma de meme o captura de pantalla no es cierto y sobre todo, seguro.

Marián García, Doctora en Farmacia (que seguro conocerás por su cuenta de Instagram @boticariagarcia da respuesta a esta pregunta en un vídeo. Para prevenir, las quirúrgicas de un solo uso que duran 4 horas: son las más recomendables y también, las más baratas y cómodas. Eso sí, de un único uso: no se pueden desinfectar de ninguna de las maneras, ni con lejía, en el microondas o con jabón. Y para la población de riesgo, las autofiltrantes, que proporcionan una protección extra. Boticaria, incluso, nos enseña una marca española de mascarillas compuestas de un material específico que SÍ se puede reutilizar ya que permiten hasta 5 lavados. Cada mascarilla cuesta 0,50 céntimos.

View this post on Instagram

Estas SÍ. Después de mucho destripar fichas técnicas y publicidades varias sobre mascarillas higiénicas reutilizables, mi amiga Paloma de @bagandblock (que como sabéis trabajó en China en calidad muchos años y lleva dos meses estudiando el #mascarillagate) ha llegado a la conclusión de que estas mascarillas de @suandper son caballo ganador. ¿Por qué? _____ 1️⃣ Aparecen entre los ejemplos de la guía para la elaboración de mascarillas del Ministerio de Comercio y Turismo. 2️⃣ Cumplen con la UNE0065, es decir, con los controles y requisitos mínimos exigidos de respirabilidad y filtración. 3️⃣ Sus descripciones sobre el producto son transparentes y honestas. Son lo que dicen ser sin vender ninguna burra. La publicidad engañosa que nos estamos encontrando sobre mascarillas clama al cielo. 4️⃣ Cada uso sale por u0,50€ (incluso menos si estiramos algo los 5 lavados recomendados ya que hay cierto margen). Podría ser más barato, sí. Pero estamos hablando de salud y de momento además de barato necesitamos que ofrezca garantías. 5️⃣ 3 opciones: Adulto, infantil y biodegradables. _______ Además de estas que os cuento (fabricadas por Textil Santanderina), a los que felicito desde aquí aunque no les conozco de nada, las mascarillas higiénicas reutilizables que venden en Carrefour y en Eroski también cumplen UNE0065. ______ Seguro que hay más marcas que están haciendo las cosas bien, pero de momento espero que estas pistas os ayuden. No me pidáis por favor que analice marca a marca porque no es mi misión ganarme enemigos en el mundo (que bastantes me he ganado ya 😂). Si queréis enviármelas para que @bagandblock y yo les echemos un vistazo para el vídeo que vamos a hacer juntas esta semana haciendo repaso de lo que hay, genial. Ya sabíamos que Paloma era una fenómena pero su generosidad es brutal. _______ Recordad: si dudáis, que cumplan UNE0065 o que os garanticen que cumplen los controles que dicen pasar. Y sobre todo, que no os vendan burra sobre equivalencias con FFP2 porque no sólo hay que ser bueno, sino riguroso y honrado. La tela FFP2 es como el jamón de York: no existe. Si fueran FFP2 estarían en los hospitales.

A post shared by Boticaria García (@boticariagarcia) on

¿Cómo quitarla (sin infectarse)?

Boticaria García también tiene la respuesta y para enseñarnos a hacerlo de forma correcta, incluso, ha grabado un vídeo:

Siempre con las manos limpias, por el elástico y sin tocar la parte que cubre la boca, esas son las premisas fundamentales. Premisas que a su vez, comparte también Dräger con algunos ‘tips’ a tener en cuenta:

-El usuario debe estar familiarizado con su manejo antes de usarla.

-Debemos coger la mascarilla por los extremos y nunca por la parte central.

-Lavarse las manos antes y después en el caso de recolocarla.

-No usar las mascarillas más de cuatro horas.

-La mascarilla debe ser desechada y sustituida por otra si está dañada o si la respiración se vuelve difícil.

-La mascarilla no debe someterse a cualquier cambio por pequeño que sea.

-No utilizar las mascarillas de filtrado en espacios confinados o en áreas que pueden tener una acumulación de gases o vapores peligrosos.

Creemos que después de esto, dejaremos de utilizarlas mal. Crucemos dedos por nosotros y los demás, seguiremos detrás de la pista de Boticaria para ‘further information’. De momento, mascarilla y precaución. Ah, ¡Y distancia de seguridad!

Fuente: Leer Artículo Completo