Si te gustó ‘Mujeres desesperadas’ no te pierdas la nueva serie de su creador, ‘Por qué matan las mujeres’

Gracias a ‘Mujeres desesperadas’, empatizamos con la compleja angustia vital de las damas de barrios residenciales, y sufrimos y nos reímos con sus rivalidades, infidelidades, asesinatos y amistades a pesar de todo. Su creador, Marc Cherry, ese hombre obsesionado con la triple intersección entre mujer, mansión, y asesinato (siempre aderezado con humor y sátira), intentó repetir la fórmula maestra con ‘Criadas y malvadas’, una serie que no llegó a ser tan popular como las chicas de Wisteria Lane. Y ahora vuelve con ‘Por qué matan las mujeres’ (HBO, desde el 26 de junio), una serie que llevábamos tiempo esperando y que protagonizan Lucy Liu, Ginnifer Goodwin y Kirby Howell-Baptiste. La premisa: tres mujeres que viven (en diferentes épocas) en la misma mansión afrontan la infidelidad y el asesinato.

Ginnifer Goodwin es Beth Ann, un ama de casa de los años 60, dócilmente casada con el controlador e infiel Rob (Sam Jaeger). Lucy Liu encarna a Simone, una socialité extravagante casada por tercera vez en los años 80; y en 2019 tenemos a Taylor (Kirby Howell), una abogada agresiva en todos los campos, incluido el sexual, que vive con el guionista Eli (Scott Reid) en un matrimonio abierto. (Aunque nuestro corazón está con las tres, os adelantamos que la trama preferida de los críticos es la ochentera que protagoniza Lucy Liu, y que bebe directamente de la escuela de drama y estilismo que fueron culebrones como ‘Dallas’ o ‘Dinastía’)

No es spoiler, considerando el título, adelantar que las tres se plantean en cierto momento cometer un asesinato: Beth Ann cuando descubre que su marido la engaña; Simone, cuando averigua que el suyo es homosexual; y Taylor, cuando su esposo y ella se sienten atraídos por la misma mujer. Los planes de todas ellas al respecto orbitan en torno a reflexiones sobre las esclavitudes de los roles femeninos, la ecuación imposible del arte de ser mujer y feliz y la bomba de relojería que es el adulterio.

Las historias de Beth Ann, Simone y Taylor están contadas con el humor negro negrísimo que es la marca personal de Marc Cherry, con abundancia de taconazos y vestuario de ensueño y con un enfoque más feminista que nunca, gracias a la ambientación en tres épocas diferentes que nos permite evaluar cómo ha ido cambiando el rol de la mujer… y comprobar que su actitud ante la traición conyugal tampoco ha cambiado tanto.

Fuente: Leer Artículo Completo