Trucos deco de orden: ¿cómo doblar cada tipo de ropa para que no se arrugue y ocupe menos en el armario?

Con las vacaciones ya pasadas y el verano tocando a su fin, llega uno de los momentos que, por más que intentemos posponer, nunca podemos evitar: el cambio de armario. Tenemos que reconocer que estamos deseando estrenar nuestras compras de nueva colección y esas prendas de entretiempo que hacen la ‘rentrée’ menos dura, pero no significa que no dé pereza los vestidos estivales y volver a sacar los abrigos, los jerseys gordos, las medias y todas esas prendas de otoño-invierno que, además, tanto ocupan.

Este año nos hemos propuesto que nuestro cambio de armario sea un auténtico éxito así que, más allá de los consejos virales de Marie Kondo, hemos buscado ayuda en los expertos de Houzz para saber cómo doblar la ropa según el tipo de prenda para que, además de no arrugarse, ocupe menos espacio y quede perfectamente ordenada.

¿Cómo doblar cada tipo de prenda en nuestro armario?

  • Camisetas, suéters y jerséis finos: según los expertos de Houzz, estas prendas deben ir siempre en vertical y colocados en baldas o cajones ya que “es el tipo de doblado que permite ver todo de una sola vez; también es el que mejor optimiza el espacio y, además, evita que se arruguen”.
  • Prendas gruesas de invierno: eso sí, los jerseys gordos, las prendas de punto o lana gruesas o las bufandas grandes deben doblarse en la clásica forma rectangular.
  • Pantalones: es una de las eternas preguntas, ¿doblados o colgados en percha? Si son pantalones ‘de vestir’ con tejidos sensibles a las arrugas, lo mejor será que los cuelgues en perchas, a poder ser, sin doblarlos por el medio, sino cogidos con pinzas de la cintura o los bajos. Los vaqueros, pantalones de loneta, pana y demás tejidos rígidos, mejor doblados en vertical en cajones altos, pues se optimiza mucho más el espacio y, además, nos permite elegir de un vistazo rápido cuál nos queremos poner.
  • Vestidos, blusas, faldas, trajes y americanas: en este caso, siempre, siempre, siempre van colgados. Ten en cuenta el largo de las prendas y el de tu armario para evitar que el bajo quede arrugado y, además, no los amontones demasiado para que no se dañen.
  • Ropa de deporte: en este caso, dado que se trata de tejidos ligeros y que no se arrugan, la técnica de los rollitos será perfecta para ocupar menos espacio.
  • Ropa interior: la lencería se conserva mejor si la doblamos en forma de rollito y los sujetadores, doblados sobre la propia copa. Las medias y los calcetines ocuparán mucho menos espacio en el cajón si los colocamos en vertical en vez de en ‘bolitas’.

Fuente: Leer Artículo Completo