Aceite de argán para tu pelo: los 5 productos imprescindibles para cuidar tu melena

Empecemos por el principio, el argán es un árbol originario de la costa marroquí cuyas profundas raíces han funcionado a lo largo de los siglos como estabilizadores del suelo de la zona. De dicho árbol, se extrae un fruto -parecido a la oliva- con el que se elabora el aceite de argán o también llamado, el oro líquido de Marruecos.

Con los años se ha demostrado que este producto es uno de los aceites vegetales más nutritivos del mundo y con más poder regenerador. Es por eso que habitualmente lo vemos en cosméticos para la piel o el cabello. Y es justo en lo segundo en lo que hoy nos queremos centrar: en las propiedades que tiene aplicándolo en el pelo.

Los productos ricos en aceite de argán crean una barrera protectora en las hebras de nuestro cabello funcionando como obstáculo ante agresiones externas como el sol, los tratamientos químicos, herramientas de calor o contra el cloro o sal si estamos en verano. Además, es un gran estimulante del cuero cabelludo y ayuda a mantenerlo siempre sano y a prueba de puntas abiertas o roturas.

Muchas de vosotras diréis, “pero es que yo tengo el pelo graso”. Pues eso es algo que no debería ser un impedimento para utilizar productos ricos en aceite de argán puesto que no aportan grasa, solo buscar qué formato es el que mejor se ajusta a las características de tu melena. Para que te sea más fácil te dejamos a continuación una selección según su uso y tipo de producto.

ACEITE PURO DE ARGÁN PARA TRATAMIENTO INTENSIVO

En este formato es recomendable para todo tipo de cabello, desde el más graso al más seco. Solo hay que reducir la frecuencia de uso cuanto más suba tu nivel de sebo en el pelo. El truco es aplicarlo con la melena seca y limpia desde el cuero cabelludo hasta la punta, con un masaje y de manera abundante. Después envolver el cabello con un gorro de ducha o film de cocina y dejar actuar al menos una hora. Por último, lavar el cabello hasta retirarlo completamente. Así, tras varias aplicaciones, verás considerablemente mejor tu cabello: más sedoso, fuerte y brillante.

CHAMPÚ RICO EN ACEITE DE ARGÁN

Además del tratamiento intensivo anterior, podemos hacer un mantenimiento diario en nuestra rutina introduciendo un champú específico con aceite de argán. Aplica el producto generosamente en el cabello húmedo, masajea para crear espuma hasta las puntas y acláralo bien. Este producto está indicado para aquellos cabellos más secos, frágiles o apagados.

ACONDICIONADOR CON ACEITE DE ARGÁN

Al igual que el champú, este acondicionador rico en aceite de argán es el adecuado para mantener el cabello sano en nuestra rutina diaria. Además, es el componente ideal para cabellos difíciles de peinar o encrespados ya que suaviza y reduce considerablemente el frizz. Nos encanta porque tiene un olor espectacular.

SÉRUM PRE-PEINADO CON ACEITE DE ARGÁN

Después de lavarnos el pelo y retirar la humedad con una toalla, podemos aplicar un sérum como este -de medios a puntas- para evitar agresiones con las herramientas de calor que utilizaremos posteriormente. Además, facilitaremos el peinado y nos quedará un acabado más suave y brillante.

ACEITE EN SECO PARA TOQUE FINAL

Para los cabellos muy secos, frágiles o apagados, puedes aplicar unas gotitas de este aceite en seco en las puntas e incluso junto al cuero cabelludo (sin tocar la raíz) para reducir el frizz y aportar un poco de suavidad y control al acabado. No olvides que no puedes abusar de este producto, hay que utilizarlo en pequeñas dosis.



Fuente: Leer Artículo Completo