Camiseta sobre camiseta: la tendencia que arrasa en las calles

Era la década de los 90, Kurt Cobain pasó a ser no solo uno de los referentes musicales más prestigiosos y reconocidos del panorama artístico, sino también un referente que moda que dio eco al grunge. Su armario fue uno de los referentes de estilo más característicos de la época: camisas de cuadros, pantalones vaqueros rotos o camisetas de rayas como buque insignia de una corriente que oscilaba entre los guiños propios del rock y la dejadez y el desaliño más evidente.

Las series de esta década también tomaron nota de las tendencias del momento y algunas referencias tan icónicas como ‘Friends‘, ‘Sensación de vivir‘, ‘El príncipe de Bel Air‘, ‘Padres forzosos‘ o incluso ‘Lizzie McGuire‘ llevaron a pantalla estas pautas de estilo propias del momento y sus escenas influyeron en los looks que protagonizaban los pasillos de los institutos del momento y los outfits que reinaban sobre el asfalto.

Si los años 90 se erigieron como grandes referentes en tendencias de moda, una de las corrientes más vistas de aquella década está siendo ahora, de nuevo, una de las más repetidas en las calles de las grandes capitales de moda. Las camisetas de manga corta sobre camisetas de manga larga son el nuevo estamento a seguir. Si no nos crees, fíjate en los estilismos que reinan a día de hoy en tu ciudad.

Las rock band shirts son las favoritas para vestir sobre las básicas de manga larga, pero las consultoras de moda están reinventando los códigos y alternan diferentes estilos y estampados tanto en las prendas que actúan como pieza exterior, como en las interiores. Camisetas básicas sobre otras estampadas, o estampadas sobre básicas. ¿Con qué combinación te quedas?

Puedes ver en las siguientes imágenes algunos estilismos que inspirarán tus próximos looks y escoger alguna de las propuestas que también hemos añadido a la lista para que no te quedes atrás y , literal, ‘Smells like teen spirit‘ sea tu banda sonora.

Estampado con estampado, tul con básicas, camisetas hawaianas sobre otras monocolor o, porqué no, un animal print combinado con una camiseta típica de béisbol. Todo vale para teletransportarnos a los 90 y adaptar sus pautas a nuestros días.

¡La quiero!

¡La quiero!

¡La quiero!

¡La quiero!

¡La quiero!

¡La quiero!

¡La quiero!

¡La quiero!

Fuente: Leer Artículo Completo