Carolina de Mónaco adelantó y el bañador dorado más favorecedor

Saint-Tropez, la localidad costera que más celebrities reunía en los veranos de décadas pasadas, no solo se convirtió con el paso de los años en toda una leyenda, en inspiración para canciones o películas o en uno de esos lugares de aguas cristalinas con los que soñar el resto del año. Con la acumulación de importantes personalidades en sus playas, hoteles y fiestas privadas no es de sorprender que la ciudad francesa se convirtiera en todo un hervidero de tendencias.

Uno de los conocidos rostros que se daban cita en la joya de la Costa Azul era Carolina de Mónaco. Una jovencísima princesa disfrutaba de la vida de la ciudad durante las décadas de los 70 y 80 y dejaba constancia de que Brigitte Bardot no era la única capaz de definir las tendencias en moda de baño de aquel entonces y que llegarían hasta día de hoy. En uno de sus innumerables estilismos playeros, en una fiesta privada a la que acudía en 1984 Carolina de Mónaco optó por un llamativo bañador para aquel entonces: un diseño de una pieza en color dorado, realizado en lúrex, que combinaba con una de sus formas de gafas de sol favorita, las de aviador y múltiples colgantes.

Los bañadores metalizados de este estilo se han convertido en una de las siluetas más deseadas desde el verano pasado, resultando mucho más elegantes que los tejidos más comunes y alzándose como auténticas piezas joya. Además de copar los escaparates de diversas firmas, fueron toda una constante en la pasarela Gran Canaria Swim Week By Moda Cálida, donde los bañadores y bikinis metalizados estuvieron presentes en muy diferentes colores

Bañadores dorados inspirados en el de Carolina de Mónaco:

Comprar

Comprar

Comprar




Fuente: Leer Artículo Completo