Lily Aldridge, protagonista de la portada de junio de Harper's Bazaar

Demos la bienvenida a junio. Al mes en el que toca volver a empezar y adentrarnos en esta “nueva normalidad” con prudencia pero con la mejor de las intenciones. Un mes en el que toca explorar sus nuevas e infinitas posibilidades, y mostrarnos al mundo en un modo diferente. Tras meses confinados en nuestras casas, los primeros pasos de libertad llegan como un soplo de aire fresco a nuestras vidas y actos tan rutinarios como tomar un café en el bar de siempre, comprar flores, ver a nuestros seres queridos, escuchar nuestra canción favorita en el coche de vuelta a casa tras una jornada de trabajo, ir al cine o pasear sin rumbo fijo durante horas, se han convertido en nuestros placeres más codiciados. Y desde Harper’s Bazaar nos hemos querido unir a esta ‘pequeña’ celebración en un canto a la esperanza.

“Volver a empezar implica seguir adelante. Retomar los sueños donde se quedaron, tal cual los dejamos, y proyectarlos con la fuerza e ilusión que merecen los comienzos, pero con la sabiduría de haber vivido y la cautela de saber lo sentido. Poco a poco, paso a paso”,comienza diciendo Inmaculada Jiménez, directora de Harper’s Bazaar España, en este número repleto de nuevos aires. “Empezar por volver a mirarnos a los ojos, esas miradas reales que jamás cambiarán, pero que mirarán diferente, sin la pantalla que tanto nos acompañó como único lazo de unión, y con todas las emociones a flor de piel. Tal y como merecen los grandes estrenos”, añade.

Esa doble cara de la moneda, es representada a la perfección en las portadas del mes de junio. Combinamos en este número excepcional un coloquio entre los dos lenguajes de la moda. Por una lado, para la portada de quiosco una espectacular Lily Aldridge en bañador de la firma ERES y joyas de BVLGARI frente al objetivo de David Roemer y bajo las directrices de Carla Aguilar. Fotografiada en Nueva York, a las afueras de Brooklyn, y con un gran equipo de producción poco antes de que el mundo se detuviese.

En contraposición, encontramos la portada de suscriptores con la misma Lily Aldridge, pero en esta ocasión fotografiada a través de FaceTime en su casa de Nashville, por David, desde Nueva York, y el equipo de HARPER’S BAZAAR repartido por Madrid. Una oda a lo que para muchos será un verano diferente, sin maquillaje ni estilismo, mostrándonos la otra imagen, más natural, cercana y sin artificios.

En las páginas de su interior, un paseo por esta nueva ola de la moda con la que empezaremos a soñar con los días estivales que todavía están por llegar donde las fibras naturales, los colores relajados, el estilo safari y la mente puesta en (poder) volver a viajar, serán el punto de partida incuestionable. También viajaremos con Louis Vuitton, que siempre han sido grandes maestros maleteros. Inès de la Fressange nos abre las puertas de su casa en la Provenza francesa y reunimos a cinco firmas nacionales (que han cautivado también en el extranjero) para perdernos en su tablero de inspiración.

Quédate con el nombre de Jana Pérez, la actriz promete dar mucho de qué hablar. Además, pesos pesados de la moda (de Alber Elbaz a Wes Gordon o Donatella Versace) contestan al gran cuestionario Bazaar… en tiempos de la Covid-19. También hablamos con Manolo Valdés, el artista que nació para quebrantar toda regla.

En belleza, la gama policromática invita a dejar atrás los convencionalismos pasados, a golpe de color en una industria en la que soplan vientos de libertad. También , perfumes que llegan optimistas y rituales para el cuerpo y la mente, perfectos para desconectar y que en estos días introspectivos pueden convertirse en tu mejor terapia.

Todo ello y mucho más lo podrás encontrar en esta nueva era que no ha hecho más que empezar. [email protected] a la revista, [email protected] a junio en Harper’s Bazaar. Te acompañamos. Pasen y lean.

Fuente: Leer Artículo Completo