Saint Laurent vuelve a Marrakech… Y se reencuentra allí con sus musas, de Talitha Getty a Loulou de la Falaise, pasando por Betty Catroux

En el desierto y fotografiados por Manuel Litran. El 23 de agosto de 1969 el semanario francés Paris Match publicó en sus páginas los conocidos como Vestidos Lalanne de Yves Saint Laurent que el modista (Orán, 1936-París, 2005) había presentado poco antes en su colección de Alta Costura Otoño-Invierno. Pues bien, 51 años después la maison vuelve a recurrir a ese escenario -que para su actual director creativo, Anthony Vaccarello, simboliza "la serenidad"y las bondades de "un ritmo más lento". También a Claude Lalanne: la familia del escultor, fallecido en abril de 2019, ha cedido varias de sus joyas para "iluminar los colores apagados y envolventes de una colección dedicada a la libertad de movimiento", tal y como explica la nota de prensa que ha divulgado la casa.

Efectivamente, la maisonSaint Laurent acaba de revelar su colección para la próxima temporada en un vídeo que incluía un mensaje del diseñador -"me hubiera gustado que estuvieras aquí"- y que, en lugar de en su escenario habitual en París, en la explanada del Trocadero, se ha celebrado en un set que evocaba un desierto. Sobre la pasarela de arena, decorada por cierto con el famoso logo con las tres iniciales de Yves Saint Laurent creado por Cassandre en 1961, la siguiente -y sugerente- idea: "Salir en túnica y pantalones; en un cabán con bolsillos amplios o una chaqueta larga de hombros estructurados. Combinar una blusa de seda con pantalones cortos de piloto, o un mono fluido y pseudo austero que estiliza la figura. Y, por supuesto, lucir nuevas versiones de Le Smoking", la prenda ya inmortal de la que su autor vaticinó en su día que estaría "siempre de moda".

El color de la arena es el protagonista de varios de los looks, para los que el director creativo de la casa ha vuelto a recurrir, lógicamente, a sus archivos. En concreto a los de mediados de los años sesenta, de donde data una camiseta de punto grueso que le ha resultado especialmente inspiradora. Fue precisamente en esa época cuando el fundador de la maisonestableció su propia casa de modas y presentó, en sus salones del número 30 de la rue Spontini, su primera colección. En ella, su primer sastre pantalón, su primer cabán marinero y su primera túnica. Prendas todas que Vaccarello ha introducido en su trabajo más reciente para la marca, a la que llegó en 2016.

Es también en la década de los sesenta -en concreto, en 1968- cuando monsieur Saint Laurent -quien, por cierto, "detestaba viajar. Por ejemplo, si leo un libro sobre la India, con sus fotos, o sobre Egipto, no me hace falta ir: me lleva mi imaginación", decía- descubrió Marrakech. Allí, además de por la vivacidad de los colores, quedó fuertemente impresionado por personajes como Talitha Getty, a quien frecuentó a menudo y le parecía "una heroína recién salida de un libro de Francis Scott Fitzgerald". A ella parecen dedicados estos fabulosos caftanes de la próxima temporada que, por cierto, no se inspiran exclusivamente en aquellos tiempos: tal y como avisa su autor, se refieren más bien a esa "vida interior que todos nos hemos visto obligados a experimentar recientemente", y que Anthony Vaccarello trata de animar -con éxito- con "una explosión de chifón con flecos de marabú. Un encanto no tan pintoresco, en algún lugar entre la sofisticación y la fantasía". Un lugar al que aspirar, qué duda cabe.

Con un escenario evocador que remite a su vez a una época particularmente gloriosa de la maison, las joyas de Lalanne, nuevas y excitantes versiones del mítico esmoquin y de otras prendas ya míticas como el ya citado cabán o los caftanes de chifón, solo nos queda señalar que, además de lo anterior y de accesorios deseables -e instagrameables, como los zapatos con puntera metálica- solo nos queda fantasear con una prenda. Y es esta que ven bajo estas líneas, la versión 2021 de la chaqueta sahariana que lució Veruschka en una mítica sesión de fotos para la edición francesa de Vogue en 1968, y la musa y alma gemela de Saint Laurent Betty Catroux en otra de las imágenes históricas del modista: sonriente, con entre Catroux y Loulou de la Falaise, y festejando la inauguración de su boutique Rive Gauche. Yves captó entonces el espíritu de la época, cosa que hoy hace Vaccarello. De hecho, esa es su intención: "Concentrarme en la esencia de las cosas. Ese es, creo yo, el signo de los tiempos".



Fuente: Leer Artículo Completo