Cuando Rosina quiere…; ‘Acacias 38’

QUÉ HA PASADO

•Natalia es atacada cuando paseaba por el vecindario.

•Lolita se convence al fin de que Antoñito la quiere.

•Daniela se cita con Roger y Méndez llega a espiarlos.

Parece que los ensayos de la tuna por fin dan sus frutos y están preparados para cantar. Liberto, acompañado de Jacinto y Servando, sale a la calle y sorprende a Rosina entonando una canción y bailando para ella delante de todos los vecinos.

Esa misma noche, para agradecerle el detalle que ha tenido, se presenta ante él con la capa de tuno y se la quita. Debajo lleva una sensual ropa interior. Su esposo se queda con la boca abierta. “Estás preciosa”, asegura. El matrimonio, finalmente, aparca sus diferencias.

Por otro lado, Anabel tiene una nueva discusión con su padre. Tras el fuerte intercambio de palabras, la joven se halla desolada y Miguel, que se topa con ella por la calle, intenta consolarla. No obstante, se muestra esquiva con él y se marcha a ver a Aurelio, que se ha convertido en su máximo apoyo.

El hombre, viendo el estado de debilidad en el que se encuentra la chica, aprovecha la situación y le pide matrimonio: “Déjame protegerte y ayudarte en todo lo que pueda. Quiero estar a tu lado”. Ella se emociona por tan bonita declaración y acepta.

En otra parte del barrio, José última los detalles del próximo disco de su esposa y se reúne con unos jóvenes guitarristas para que participen en algunas canciones. La artista agradece la idea a su marido, pero sale bastante desilusionada de su charla con los músicos: “Me he sentido un vejestorio, ellos tocaban melodías nuevas y yo no sabía ni cómo cantarlas. Creo que he pasado de moda”.

Para animarla, el Choco le escribe un discurso deseándole fuerza y recordándole todos los éxitos que ha tenido en su carrera. Además, al día siguiente, cita a los vecinos en su casa para que le den ánimos. Horas más tarde, la pareja se va al estudio discográfico y él ordena a Alodia que vigile a Ignacio en su ausencia: “Sigo sin fiarme un pelo, mejor estar prevenidos”.

Cerca de allí, Lolita lidia con sus propios problemas familiares. La radicalización de ideas de Antoñito no hace más que traerle disgustos y discusiones con él. Mientras pasean por el barrio intenta hacerle entrar en razón, pero el párroco se mete en la conversación y aboga por el diputado.

De malos modos, la mantequera le exige que se marche. Ramón tampoco sabe como reconducir los valores de su hijo y se siente desesperado porque tenga unas posturas tan conservadoras.

Soledad es asaltada por dos individuos que la amenazan con matarla si no acude a la cárcel a ver a Fausto. La sirvienta no tiene más remedio que acceder a acompañarlos.

Cuando está frente al reo, este le pone al corriente de sus planes: está ideando un atentado anarquista y quiere que participe. En un primer momento, la criada se niega, pero cuando su viejo amigo la amenaza con desvelar su pasado, se ve obligada a cooperar con él.

En el restaurante Sabina cree que Daniela ahora va detráse su nieto Miguel y no acaba de fiarse de ella. Así que la interroga, sin darse cuenta deque ha confesado un dato muy importante a la camarera. Entretanto, Roberto tiene dudas de si entregarse a la policía y poner fin a su vida como ladrón de bancos.

Fuente: Leer Artículo Completo