El arrebato de Bahar; ‘Mujer‘

QUÉ HA PASADO

•Arif sospecha que Sirin acabó con la vida de Sarp.

•Cem se declara a Kismet.

irin entra en la sastrería y al ver que Nisan, Doruk, y Satilmis están solos saca a relucir toda su maldad. A los hijos de Bahar les cuenta que Sarp sí guardaba una pistola de verdad y al de Emre le asegura que no es querido. No contenta con esto, le arrebata la consola y trata de tirarla al suelo, pero Enver llega a tiempo de impedírselo.

Bahar sigue contando su historia a Fazilet y recuerda cómo se enamoró de dos hombres a la vez: “Con Sarp fue un flechazo nada más verle, pero con Arif mi amor creció despacio. Con él empecé a recordar que era una mujer joven y no solo una madre. Empecé a sentirme viva de nuevo”.

Una inesperada confesión sobre Sarp

Tras oír una conversación de Ceyda con Enver, Satilmis está dispuesto a sacrificarse por Arda. “Él no puede ir allí, no puede trabajar. Quiero volver con la otra familia”, dice. A la salida del trabajo, Arif revela a Sirin que oyó su conversación con el ladrón y está convencido de que le hizo algo a Sarp en el hospital. Entonces, la chica se echa a reír de manera maliciosa: “Enhorabuena, no eres tan tonto como pensaba. Es cierto, Sarp murió porque le cerré el gotero. ¡Oh, qué pena! Como no tienes pruebas no puedes hacer nada más que callarte”. No imagina que Arif está grabando todo con su móvil.

Poco después, el hombre busca a Kismet y se extraña al ver que ha hecho sus maletas. “Me marcho fuera. Quizá para siempre”, revela ella. Y añade: “Te mentí cuando dije que no conocía a Cem. Es mi exmarido”. Arif queda muy decepcionado y la abogada, para compensar, decide aplazar su viaje unos días para ayudarlo con el asunto de Sirin: “Creo que es lo mínimo que debo hacer por Bahar y por ti”.

Ajena a esto, la mujer y sus hijos paran en la cafetería y Emre los invita a desayunar. Sirin es la encargada de servirles y los niños no dudan en contar lo sucedido en la sastrería. “Recoge tus cosas y vete ahora mismo”, la despide su jefe. Totalmente fuera de sí, Sirin comienza a gritar y rompe todo el mobiliario: “¡Os odio a todos!”.

De vuelta a Tarlabasi, Arif le cuenta a Bahar que ya no tiene que preocuparse ni tener miedo a Cem y le recrimina que no le pidiera ayuda: “Tengo problemas desde que te conocí y quiero que estén conmigo hasta el fin de mis días”. Al oír esto, la mujer esboza una sonrisa y, en un arrebato, se lanza a su labios. “He decidido vivir, ahora seré feliz de verdad”, declara.

Fuente: Leer Artículo Completo