“Este será tu hogar”; ‘Hercai’

QUÉ HA PASADO

• Reyyan y Miran por fin duermen en la misma cama.

• Sükran entrega una nota amenazante a Azize.

• Esma sufre un desmayo.

Azize descubre que Elif no ha tomado el vuelo a Londres y se va hecha una furia al palacio de los Sadoglu, convencida de que ellos la han secuestrado. Miran, Reyyan y Firat la acompañan. Cuando la señora reclama su nieta a Nasud, Azat llega con ella de la mano y mostrando el documento que demuestra que son marido y mujer. Miran lo increpa pues cree que su prima ha sido coaccionada y Azize se enfrenta a Nasud. Sin embargo, Elif les aclara que se ha caso por amor y que no quiere pertenecer más a los Aslanbey, que tanto daño le han causado.

Sultán disfruta de su pequeña victoria

Derrotada y humillada, Azize regresa a su mansión donde acusa a Miran de traidor delante de todos: “Tú eres el culpable, por enamorarte de Reyyan y olvidarte de tu venganza. Los Sadoglu nos la han jugado y Elif lo pagará”. Reyyan, sorprendida aún con la noticia de la boda, asegura a Miran que su primo jamás hará daño a la chica. Sultán, por su parte, no disimula la alegría, lo que extraña a Gönül: “Mamá, ¿por qué te comportas como si esto fuera normal o lo esperaras?”. Pero ella guarda silencio.

Mientras Cihan y Nasud felicitan a Azat porque por fin les ha obedecido, él les aclara que su plan ha fracasado: “Nadie utilizará a Elif para vengarse. Es mi esposa y se la tratará como a una Sadoglu más”. La joven, que se ha ido al escuchar las hirientes palabras de su familia política, permanece pensativa en el patio, donde la tranquiliza Hazar: “Este será tu hogar, no puedo pedirte que me veas como a un padre, pero sí como a un amigo”. Más tarde, suplica a Nasud que entierre su odio y le sugiere celebrar la boda de los recién casados. Él parece aceptar, pero cuando se queda solo no duda en telefonear a Azize para humillarla.

Ya en su alcoba, Azat intenta que su esposa se sienta cómoda: “Sabes que no puedo quererte como te mereces porque mi corazón pertenece a Reyyan, pero intentaré hacerte feliz”. En otra estancia de la casa, Cihan abre los ojos a Handan, emocionada porque su hijo por fin se ha fijado en otra mujer: “Lo conozco bien y ese matrimonio nunca será de verdad”.

Fuente: Leer Artículo Completo