Obligadas a entenderse; ‘Acacias 38’

QUÉ HA PASADO

• Antoñito entra a trabajar en el gabinete del presidente.

• Méndez recibe una paliza.

• Natalia confiesa a Genoveva que Marcos abusó de ella.

• Rosina y Carmen quieren comprar el restaurante.

Parar terminar con los enfrentamientos de sus respectivas esposas por hacerse con el restaurante Siglo XX, Liberto y Ramón toman una decisión: comprarlo juntos y convertirse en socios. “Recemos para que nuestra idea realmente funcione”, comenta Palacios algo dudoso.

Cuando Carmen descubre que debe dirigir el establecimiento con Rosina monta en cólera: “Esto será un completo desastre , no quiero trabajar con ella”. Una frustración que comparte su vecina, que tampoco está de acuerdo con compartir el negocio. No obstante, deciden hacer de tripas corazón y llevarse bien. Horas más tarde, se ponen manos a la obra y empiezan a preparar los detalles de la inauguración de su nuevo local.

Por otra parte, Jacinto sigue pensando que Servando y Fabiana se aman, aunque no quieran reconocerlo. Así pues, junto con Casilda, idea un plan para que sus amigos se digan lo que sienten el uno por el otro.

No obstante, la treta sale mal y terminan discutiendo. El portero observa con dolor que ahora no se hablan y en su mano está arreglar la relación de los posaderos.

Tras ver que su artimaña para acabar con Méndez ha fracasado, Soledad no tiene más remedio que confesar la verdad a Marcos: ella mató a Felicia. El hombre, llevado por la ira, la agarra del cuello y se deja llevar por sus instintos, que le aconsejan asesinarla.

Afortunadamente para la criminal, Anabel llega a tiempo de evitar el fatal desenlace. La criada se marcha corriendo del apartamento y exige refugio a Aurelio.

“Necesito un lugar en el que esconderme. A estas alturas todo el barrio debe de saber que soy una delincuente y no puedo esperar sentada a que me encuentren”, explica. El criollo acepta, pero le pide algo a cambio: “Deberás matar a un hombre esta misma noche. Si te niegas, te dejaré sola en tu desgracia, así que decide”.

La mujer no tiene otra opción que acceder. El individuo al que debe arrebatarle la vida es Pierre Caron, algo que hace al caer la tarde y en la calle.

Justamente, encuentran el cuerpo del francés Natalia y Felipe, que iban dando un paseo por los alrededores. El abogado se acerca al chico y confirma que no tiene pulso. Quesada está segura de que su hermano tuvo que ver con tan oportuno fallecimiento.

Los peores temores de Alodia se han hecho realidad: está embarazada. Desesperada, decide contarle la verdad a Bellita y, además, revelarle quién es el padre: “Tuve un encuentro con su sobrino. Fui una tonta y ahora no sé qué hacer”. La artista le promete que la apoyará si piensa quedarse con el pequeño, pero la idea de darlo en adopción cada vez cobra más fuerza en la mente de la empleada.

Por su parte, Ignacio, el padre de la futura criatura, tiene remordimientos por cómo se ha comportado con su enamorada y sus tíos. Incluso, llega a emocionarse cuando lee una carta que le manda José, pero su cobardía le impide volver al hogar de los Domínguez y enfrentar las consecuencias de sus actos.

Cerca de allí, Lolita comparte con Ramón y Antoñito sus dudas sobre el recadero que entregó el reloj a su marido. Al creer que hay algo turbio detrás de ese mensaje, comienza a temer por su seguridad.

Fuente: Leer Artículo Completo